Relato con premio

La autora quiere expresar su enorme agradecimiento al Ateneo Cultural 1º de Mayo de Madrid, y a los cinco jurados de la XX edición de relato corto "Meliano Peraile", por el detalle que con ella han tenido, pues el haber elegido un relato suyo entre 1.086 trabajos y haberle otorgado el primer premio ha sido un gesto de su gran agrado.
Aunque la autora no utiliza este blog para dar a conocer sus relatos, ha decidido compartir su premio con vosotros dado que el texto en cuestión es de humor (como intenta serlo este blog), y tiene la esperanza de que el mismo os regale una sonrisa, o dos...


                                                          El collar de calipias


     Recuerdo la mañana en que mi mayordomo me entregó junto con la bandeja del desayuno el perfumado sobre. En su interior se encontraba una tarjeta de papel satinado escrita con letras inglesas doradas mediante la cual la familia Hereford decía tener el agrado de invitarme a la fiesta que se celebraría en su mansión el siguiente sábado.
     Aguardé ansiosa a que llegara la fecha indicada, la crème de la crème de la sociedad acudiría al evento y no tenía dudas de que sería una velada encantadora.
     A temprana hora del día en cuestión la peluquera, la manicura y la maquilladora llegaron a mi casa. La primera convirtió mi cabellera en un elegante peinado recogido que decoró con lúpsilas naturales teñidas del mismo color del vestido que llevaría en esa ocasión. La segunda suavizó mis manos y pies con productos varios y me pintó las uñas de color burdeos. Y la tercera me aplicó el maquillaje suficiente para que granos, costras, arrugas y manchas de mi rostro dejaran de ser visibles, y así mi cara fuese lo más diferente posible a la que era cuando estaba en su estado natural. Estrené un vestido corte autocracia escote palabra del santísimo de zegatina drapeada color lavanda que le quitaba alrededor de ocho kilos a mi figura. Como la ocasión lo ameritaba, acompañé mi atuendo con el collar de calipias de doce vueltas que había heredado de mi abuela con sus pendientes a juego. Por último me calcé unas preciosas sandalias de tabrillé de fino tacón, me puse mi abrigo de zelincho preferido y me subí al carruaje que me conduciría a la fiesta.
     La mansión destacaba desde lejos debido a su preciosa iluminación. Al acercarme escuché que una soprano cantaba un aria de la ópera No me engañes más, por favor, no más. Cuando entré en el gran foyer me contemplé largo rato en uno de sus espejos; mi figura irradiaba glamour y me sentí satisfecha. Luego de subir la escalera de mármol blanco con balaustradas de ágata fui recibida por los anfitriones de la fiesta: Madame y monsieur Hereford. Un momento después me empezó a picar el lóbulo de la oreja derecha. Me rasqué todo lo disimuladamente que pude mientras Paul Jersey y su hermana Carol compartían conmigo detalles específicos sobre la enfermedad que tenía postrada a su madre; pero no sentí alivio. Me saqué el pendiente, y como los buenos modales siempre fueron de mis más preciadas virtudes, tapé con una de mis manos la zona, y con el índice y pulgar de la que me quedaba libre, pellizqué con fuerza el mencionado lóbulo; pero la picazón tampoco mermó.
     Una vez llegados todos los invitados, los anfitriones nos convidaron a pasar al magnífico salón de fiestas. Los sirvientes empezaron a circular con bandejas repletas de caviar de gabelús, ostras del Ciel y copas con el mejor tarnot francés. Mientras bebíamos, Christine y Brenda Charolais me comunicaron que había sido elegida por unanimidad para jugar basketina con sus amigas el siguiente jueves. Acepté encantada. Justo cuando la orquesta empezó a tocar el famoso vals vienés Vete furcia vete sentí que me picaba la nuca. En ese momento Thomas Shorthorn me invitó a bailar y no tuve manos disponibles para satisfacer los deseos de mi piel. Ni bien terminó la pieza musical me retiré a la toilette donde pude rascarme sin disimulo, sin moderación y con mucho gusto. Al regresar al salón cogí otra copa de tarnot y me puse a charlar con la señora de Aberdeen Angus sobre su amplia colección de pieles de nusontrios. Lamentablemente tuve que abandonar la interesante conversación, valiéndome de una fútil excusa, porque mis piernas fueron invadidas por una comezón desesperante. Me aparté a un rincón del salón con la intención de rascarme allí desaforadamente sin que nadie me viese, y así lo hice. Cogí otra copa de tarnot y me la bebí sin respirar para relajarme, olvidarme de los picores y así poder disfrutar de la fiesta. Pero lo único que conseguí con el alcohol fue que la picazón se magnificara. Salí a la terraza con la esperanza de que el frío aire apaciguara mis ganas de arrancar cada centímetro de mi piel, pero a los pocos segundos de estar allí apareció Rick Hereford y me sacó a bailar. No me pude negar porque sabía de buena fuente que él estaba considerando pedirme en matrimonio, así que no podía hacer visible ni mi exasperación ni mi malhumor; esperaría a estar casada para ello. Estábamos en el medio del bolero Tus ojos están llenos de legañas cuando sentí lo que supuse que sentiría si una marabunta estuviera devorando mi cuello. Hice un gran esfuerzo por pensar en otra cosa, pero el control mental nunca fue lo mío y me vi obligada a soltar a Rick Hereford para clavar las diez uñas de mis dedos en ese sector de mi cuerpo. Puede que mis manos hayan sido un poco bruscas, puede que la ingesta de tarnot haya aumentado mi fuerza, el caso es que el collar de doce vueltas de calipias se rompió. Debido a ello las mismas poblaron los aires y cayeron al suelo distrayendo las miradas de los allí presentes, lo cual me permitió entregarme por completo al rascado sin que nadie reparase en mí. La música no se detuvo, sin embargo, los invitados dejaron de bailar para arrojarse sobre las calipias. Aunque me hubiera gustado unirme a ellos no pude hacerlo ya que no podía apartar las manos de mi cuello. En ese momento noté que el precioso esmalte color burdeos se había saltado en varias de mis uñas, lo cual me deprimió profundamente ya que nada dice más sobre una mujer que el estado de sus manos. Entonces, para evitar agravar el deterioro de mi manicura, cogí una ostra del Ciel de una de las bandejas que pasó por delante mío, tiré el bicho al suelo y utilicé su concha a modo de garra. Mientras tanto los invitados seguían buscando fervorosamente calipias por todo el salón; entre ellos vi a la señora de Aberdeen Angus con sus piernas indecorosamente abiertas, por no utilizar la coloquial palabra «despatarrada», bajo uno de los grandes divanes que se encontraban en la sala sin importarle el cuidado de su vestido de camotierí bordado; también vi a Rick Hereford arrastrar su smoking debajo de un canapé intentando que su miopía divisara alguna calipia que llevarse al bolsillo. La concha se partió al poco de estar utilizándola. Decidí reemplazarla por un tenedor, pero el instrumento de mesa no me otorgó el inmediato alivio que me hubiera gustado que me otorgara. Empezó a picarme entre los pechos, y hasta allí introduje el cubierto, pero en ese sector tampoco consiguió mitigar el escozor. Me vi en un espejo y me di cuenta de que en el furor del rascado me había dejado un seno al aire, por suerte nadie me miraba ya que todos los invitados seguían en el suelo disputándose las calipias; vi a la anfitriona de la fiesta insultando a su marido quien le acababa de quitar por la fuerza varias calipias que ella había escondido en su corset, y vi al menor de sus hijos, Daniel, placar a Thomas Shorthon y luego sacarle los zapatos, sitio donde éste almacenaba un gran número de las calipias en cuestión. El picor se propagó al centro de mi espalda, a un punto inalcanzable hasta para la pieza de cubertería que en mi mano se encontraba, así que decidí restregar mis músculos dorsales contra una de las paredes. Pero fue inútil, la misma era muy lisa, necesitaba algo con una saliente. Y allí, frente a mí, como si me la hubiera mandado dios, estaba la marmórea escultura de un apolíneo joven desnudo. Mi espalda le sacó buen provecho a los genitales de la estatua hasta que la comezón se trasladó a la piel de mi vientre. Entonces me metí la mano por debajo de la falda para poder acceder a esa zona mientras veía a Christine y Brenda Charolais enzarzadas en una feroz discusión por una calipia que ambas decían haber encontrado primero. Me detuve cuando la fina gazetina del vestido cedió y un gran agujero se hizo presente. La picazón se trasladó al rostro, y allí tuve que hacer acopio de toda mi fuerza de voluntad porque sabía que con el cutis debía ser más cuidadosa; aun no tenía marido, y por este motivo, tener la cara en buen estado era un requisito fundamental para conseguirlo. Le pedí hielo a un sirviente y me lo pasé por la frente, párpados, pómulos, y labios; en algún sitio había leído que el hielo tenía poderes anestésicos, pero lo único que conseguí fue que la cara me quedara como la de un payaso que estuvo largo rato bajo la lluvia. Los invitados a esta altura se revolcaban por el piso arrancándose pelucas y pelos naturales, desgarrándose trajes y vestidos a mansalva y robándose calipias los unos a los otros. Paul Jersey tenía la cabeza de Rick Hereford bajo uno de sus pies mientras su hermana Carol aprovechaba la inmovilidad de este último para vaciarle los bolsillos. El único sirviente que todavía estaba trabajando, ya que todos los demás, así como los músicos de la orquesta y la soprano habían abandonado sus puestos para intentar hacerse con alguna calipia, me dijo que a su abuela lo único que le calmaba los picores era sumergirse en aguas podridas. La estación del año que reinaba era el invierno, y por ello, la piscina de los dueños de casa tenía una gran capa de todo tipo de porquerías que no se quitaban desde el verano. Sin pensarlo salí corriendo al jardín y me zambullí en ella de cabeza. Milagrosamente el picor mermó en el acto, y entonces, me encontré libre para poder disfrutar de la fiesta. Así que regresé al salón de baile y me metí en el amasijo de invitados para ver si conseguía llevarme a casa alguna calipia.

59 comentarios:

  1. perfecto Eva, pura literatura. eso es más de mi agrado. genial el cuento, ya sabes, no vamos a abundar que empalaga. Adios. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Eva !!!!
    La verdad es que el relato lo merece . ;-))))
    Besos linda !!!!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Eva. Lo mereces, me ha recordado algún párrafo delirante de los libros de Tom Sharpe. Muy bueno
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Te quiero felicitar porque me imagino que estarás muy contenta y orgullosa de que escogieran tu relato entre más de mil.
    El relato se lo merece porque desborda imaginación, es gracioso y se ve que dominas muy bien el vocabulario.
    Un placer que lo compartas con nosotros, Eva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Genial! Muchas felicidades y gracias por compartirlo. Buen relato.

    ResponderEliminar
  6. Muchas felicidades por el merecido premio y muchas gracias por compartir el relato con nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. genia total! ídola del portugal y sus fronteras! reina del atlántico! Todo el staff de Alemanes en Shorts (?) te banca a pleno

    ResponderEliminar
  8. Mi más sincera enhorabuena, Eva. Y venga....A seguir escribiendo como una loca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por ese premio más que merecido. Es un relato muy logrado y divertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. JAJAJAJA, enhorabuena!!!más que merecido, escribes genial, y el relato me ha parecido muy divertido, sobretodo el momento en que ella comienza a rascarse descontroladamente pero nadie se entera porque están como locos tirados por el suelo en busca de las calipias!!jaja, y los títulos de las canciones que suenan, jajajaja. genial!!de verdad y merecidísimo. Mi más sincera enhorabuena de nuevo

    besotes

    ResponderEliminar
  11. Es muy, muy gracioso! El progresivo "derrape" de gente tan conspicua, junto con la prgresiva y desesperante (ay, me pica todo!)comezón de la protagonista resultan muy cómicos.
    Buenísimo ese final, y el "remedio" de la enfermedad.
    Lo único, tía, que, esta argentina necesitaría un pequeño glosario de términos, tales como "calipias" o "un vestido corte autocracia escote palabra del santísimo de zegatina" (?) :)
    Felicitaciones, Eva, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Me alegra que lo notes. No lo quise aclarar, pero todas las palabras que no se saben lo que son es porque son inventadas, es uno de los juegos que tiene el texto, que menciona un montón de cosas que no existen...
      La idea era crear un mundo totalmente superficial en el que sabes de qué te están hablando pero realmente no existe...
      Un beso, y gracias

      Eliminar
    2. Felicitaciones querida Eva!!! El cuento es hermoso, de hecho me ha pasado de encontrarme rascándome mientras lo leía, jajaj, como a otros le ha sucedido.

      Te escribo desde acá porque ya estaba yo por buscar el significado de todas las palabras que no conocía!!! Como le pasó a Bet, me decía, wow! cuánto vocabulario que desconozco! Aunque igual me gusta ese juego de encontrar palabras.

      Un beso grande,
      y te repito la felicitación ;)
      Enhorabuena!!!

      Gracias!

      Eliminar
    3. Ahhhh, excelente!... Ahora ya sé: para la próxima fiesta me pongo las lúpsilas naturales teñidas, el vestido corte autocracia, el abrigo de zelincho y el collar de calipias...¡y arraso!!!! ;)

      Buenísmo, Eva, me encanta que juegues-y jugar- con las palabras.

      Un beso

      Eliminar
    4. Mientras no te entren los picores vas a ser la reina de la fiesta seguro con toda esa indumentaria...
      Gracias por tu comentario y observación, un beso

      Eliminar
  12. Excelente! bien merecido el premio Eva, de verdad me encantó!
    me causo mucha gracia :) mucha creatividad y bien llevado el
    relato,que guapa habrás quedado luego de sumergir en la piscina?
    Genial!! Enhorabuena y que sigan los éxitos.
    Y yo seguiré leyendo lo que tienes por ahí.

    Un fuerte abrazo.
    Poppy

    ResponderEliminar
  13. Extraordinario, Eva! la belleza con que tu pluma nos lleva entre las calipias, y la fiesta desde la invitación, los preparativos, y toda la recepción, es de primera, trasmites tan bien y con tanta imaginación. Mil felicidades por tu premio, un fuerte y especial abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pues nada, me sumo a las felicitaciones, merecido galardón sin duda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que contenta debes estar! el relato bien lo merece. Un realto que se hace amento en su lectura además del lado cómico con el que lo dotas.
    Mis más sinceras felicitaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Jajaja, vaya escena! me ha empezado a picar a mi todo el cuerpo mientras veía como ella se rascaba con todo lo que podía. Felicitaciones por el premio, te lo mereces! ^^

    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Muchas felicidades!, siempre te llevas una gran ilusión cuando te dan este tipo de noticias :) a disfrutarlo!!

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Muchísimas gracias por los comentarios, lo agradezco y valoro un montón...
    Y me alegra mucho que el texto guste, y sobre todo que les robe alguna que otra sonrisa...

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado, es realmente genial, los términos surrealistas, la acción que va aumentando por minutos hasta llegar al total caos del absurdo.
    Me ha gustado mucho. ¡¡¡Te lo mereces preciosa y muchas gracias por compartirlo!!!
    Besazo

    ResponderEliminar
  20. Pobre, terrible que te pique todo, pero resulto bastante desapercibido por los demás, claro que ellos estaban tras otra cosa.
    Una fiesta donde el absurdo fue el invitado ideal.

    Felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo8/9/12 17:21

    Enhorabuena..Felicidades...!! Excelente relato. Extraordinario manejo de los climas,el humor y la ironía a pleno.
    Un fascinante crescendo que no nos deja indiferentes.Una pluma genial para conducir al lector por sensaciones múltiples. Por algo lo eligieron entre 1086 postulantes. Gracias por dejarlo volar y compartir con nosotros los duendes que habitan tu imaginación.
    Entre tantas espinas tu blog es una fiesta para el alma.
    Un fuerte abrazo

    Entre tantas espinas tu blog es una fiesta para el alma.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. ¡Enhorabuena, Eva! Tu relato bien merece un premio como el que has conseguido. Audaz, crítico con los empingorotados de la jet set y muy inoportunos picores. Creo que el que más se suavizó fue el picor de espalda. ¡Gracias escultura, gracias!
    ¡Muy merecido premio para un relato con chispa, mucha chispa!
    Reitero mis felicitaciones.

    Un abrazo, Eva.

    ResponderEliminar
  23. Ja, ja, te he leído con un picor contagioso en varias partes de mi cuerpo! Muy original! Enhorabuena por el merecido premio!!

    ResponderEliminar
  24. Te felicito Eva. Recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Pues sí, me ha arrancado más de una sonrisa y me he quedado con las ganas de conseguir alguna calipia.
    Enhorabuena por el premio.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  26. JAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA por favor!! cómo me he reido!! Pobre chica todo lo que desembocó un pequeño picor JAJAJAJAJAJAJAJAAJAJA me ha entrado a mi picor y todo nada mas de leer como esa pobre sufría XD. ¡Enhorabuena por tu premio! ^^ el relato verdaderamente lo merecía =) y porque sean muchos premios más.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena para todos, amiga. Para ti por descontado, que merecido llevas el premio sin duda, y para los que hemos tenido la dicha de poder disfrutar leyéndolo.
    Así, da gusto y no se arrepiente uno para nada de haberse metido en este mundillo de los blogs. Hay calidad y buenas artes entre la gente a la que tengo la fortuna de leer. Y por eso, en el fondo, también me doy la enhorabuena a mí.
    Por cierto, que las calipias (te lo digo porque yo tenía una tienda de tubos de escape para microhondas)son estroncios de la calipina articular, que a la vez es una variedad de capalostro genérico que sólo se embolilla cuando se trata con mercantilato de antimonio. Eso sí, en su justa proporción y sin pasarse con los gambolillos del azafrán. Te lo digo para que sepas algo más sobre el tema. Siempre puedes consultar mi ensayo sobre: "La calipia ibérica: estructura y funcionalidad", publicado por Ediciones Circombulares, S.A.
    Un abrazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo la hora de consultar tu ensayo!!! Estoy segura de que voy a aprender muchísimo! Y yo que creía que me había inventado la palabra...

      Eliminar
  28. Excelente relato, con el ritmo justo que no te deja parar de leer, divertido,entretenido,y bien escrito! Qué más se puede pedir?
    Te felicito!

    ResponderEliminar
  29. !!!!que disfrute es leerte!!!
    Felicitaciones por tu arte de letras poeta!!!

    ResponderEliminar
  30. Veo que he entrado en tu blog por la puesta grande al encontrarme con este relato.
    Un premio muy merecido, felicitaciones por ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Jajajaja que bueno, me ha encantado. Que gracia todo el mundo buscando calipias y la pobre con los picores. Besos

    ResponderEliminar
  32. Recalo por tu blog buscando calipias y me encuentro con ellas y premio incluido.
    Una experiencia leerte, encantada de conocerte y a tu rana folclórica, ¡que chula!
    Saludos desde Tenerife y dejo enlace de mi blog por si quieres conocerlo.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  33. Jajajaja, que bueno, no me extraña el premio. ¡Bravo! plas, plas, plas, ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  34. Hola Eva.
    No sabes cuánto me alegro de ese peazo premio que se ha bien merecido tu relato.
    Y es que cuando una cosa es buena y encima divertida, hay que quitarse el sombrero y decir "chapó".
    Disfrútalo, amiga.

    Un beso gigante.

    ResponderEliminar
  35. Pues ya podrías compartirlos ya. Te lo digo porque leído el relato me parece que ese galardón no es casual y es más que merecido. Se sale.

    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Enhorabuena.
    Vine a visitarte y mira que me encuentro una alegria así.
    Vine por que hoy lei, una frase que decia que hasta los principes azules destiñen y yo me acorde de ti...
    Besitos linda

    ResponderEliminar
  37. Hola! Gracias x pasarte y comentar!! Aqui estoy yo para cotillear y seguirte también, jeje! Pienso leermelo todo todo... y ya nos vamos comentando!

    Bss de color Violeta...

    ResponderEliminar
  38. Vengo a agradecer tu visista.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  39. Muy interesante su relato, gracias por su visita,lo leere mas tranquila que en estos momentos no puedo. besos y gracias

    ResponderEliminar
  40. Muy buen relato, entretenido, gracioso, atrapa desde el principio al fin.
    Saludos

    ResponderEliminar
  41. No me extraña el premio. Una buena dosis de imaginación combinada con humor. ¡Un cóctel perfecto!

    ResponderEliminar
  42. Hola!
    Felicito al texto, y también vino a darle las gracias por su visita en mi esquina, y el comentario es muy bienvenida en el jardín de Avivar_Cel, más nacen en un jardín de flores.
    Les deseo mucho éxito cada vez más, pero lo que ya los tiene, tiene un miércoles lleno de mucha paz y felicidad.
    Gracias.
    Besos.
    http://wwwavivarcel.blogspot.com.br

    ResponderEliminar
  43. Ha sido GENIAL. ¡Cómo nos has llevado del perfecto Glamour al Caos más absoluto! Enhorabuena, lo mereces. Un beso

    ResponderEliminar
  44. Hola eva, tienes un premio en mi blog. Besos

    ResponderEliminar
  45. Esta noche leo el relato más tranquila.
    Felicitaciones por el premio.
    ¡Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  46. Ah bueno... pero si no te ganabas el premio con semejante realto era para ir a romper todo el ateneo cultural con sus cinco jurados!! es mas... si alguna vez te hace falta romper todo conta con mis servicios! (por ser vos, gratuitos...)

    ResponderEliminar
  47. Me perdi entre tus letras Me ha gustado del principio al final

    ResponderEliminar
  48. ¡Hola Eva!¡Enhorabuena por este premio literario tan bien merecido! Ha sido fantástico desde la primera línea hasta la última. He disfrutado un montón leýéndolo e imaginando todas las escenas. ¡Genial! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. Muchísimas gracias muchísimas... Así da gusto escribir, con tantos comentarios felices...
    Gracias a todos por tan lindas palabras

    ResponderEliminar
  50. ¡Enhorabuena, Eva! A mí también me ha encantado el relato ;)

    ResponderEliminar
  51. Mi enhorabuena, Eva y aunque la competencia estaba difícil me alegro que te lo hayan dado a ti.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  52. ¡¡Enhorabuena!!. Muy bonito relato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  53. Me alegra verte aquí, tan concurrida, amiga-e Eva. A mi me gusta jugar con palabras inéditas en mis bloguerías. me gusta tu Blog. +++++++++++++++++++ (http://etfreixes.blogspot.com.es/2012/09/aplausos-en-internet.html)

    ResponderEliminar
  54. ¡Una genia!
    Merecido galardón: excelente cuento, repleto de humor y de pasajes hilarantes (y delirantes).
    Lo disfruté un montón.
    ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar