El Equeco

9 de la mañana. Mientras sostienes el mate con una mano y acaricias la cabeza de Ernesto con la otra, lees la lista que te mandó tu madre por e-mail:
1- Campera (llamada abrigo en España). Ni muy larga ni muy corta. Que no sea negra y que no sea muy gorda que me resulta incómoda. Sin capucha.
2- Remeritas manga larga (traducción: camisetitas), de esas baratas que venden los chinos, con felpita dentro. Talle M. Ni negras ni blancas. Comprá 8.
3- Medias (o lo que es lo mismo: calcetines). El estampado que a vos te guste. Que no sean muy gruesas, como las que me compraste el año pasado.
4- Remeras para el gym manga corta y manga larga para yoga, que sean sueltas, tapapanza. Comprá 2 de cada. Y un equipo de gimnasia (sinónimo de chándal), si es negro mejor.
5- Pullover (a un jersey se refiere). Que no tenga cuello alto porque me ahoga, y que la lana no pique, suavecito.
6- Alguna cartera (lo que quiere es un bolso) de material blando, no me gusta lo que es como cuero duro. Que no sea de plástico. No muy clarita que se ensucia mucho.
7- Chalinas, de tela finita, no las que quedan muy echarpe, de esas tengo. (Aunque es tu madre, para entender la frase que dice «no las que quedan muy echarpe» necesitarías un traductor. Igual te haces una idea de lo que te quiso decir).
8- Déshabillé (se refiere a un salto de cama). Que sea de una tela suavecita, lo más largo posible, que se ate a la cintura.
9- Camisolas, de gasa, vos sabés de qué tipo me gustan, si ves lindas comprame 3.
10- Un piyama (en Argentina es con «y», no con «j» como en España). Que sea calentito, para el invierno.
Apuntas todo en un papel mientras tomas el último mate, te abrigas bien pues hace un frío polar, y te vas a Las Rebajas.
10 de la mañana. Entras en Bershka. Una música electrónica nada buena para esa hora del día ni para conseguir que tengas ganas de quedarte en la tienda suena a todo volumen. Sabes que suelen tener ropa bastante juvenil, pero alguna que otra vez encontraste prendas que a tu madre le valieron, camisolas sobre todo. Recorres la tienda y no encuentras una sola cosa que te convenza. Te alegras de que nada te haya gustado pues la cola para pagar es larguísima.
10 y veinte. En H&M lo tienes fácil porque siempre tienen las medias que a tu madre le gustan, sea o no época de Rebajas. Le compras diez pares por 16 euros.
11 menos diez de la mañana. Entras en Oysho mientras Britney Spears empieza a cantar Womanizer. Tú lo único que quieres es ser sorda en ese momento. Encuentras un salto de cama y un pijama que sabes que a tu madre le van a gustar. Tu malhumor se despierta al llegar a la caja y ver que hay una cola considerable, así que sacas tu libro, y mientras esperas, lees. Cuando te toca el turno pagas por todo 30 euros, las prendas están rebajadas al 50 %.
12 del mediodía. Estás en Mulaya, una tienda en la que todos los que allí trabajan hablan en chino, a los gritos. Una canción lenta suena de fondo, escuchas con atención para saber qué dice la letra, tienes la costumbre de hacer eso, pero no entiendes una sola palabra; hasta que te das cuenta de que la canción es en chino. Encuentras las camisetitas con felpa que te pidió tu madre, hay en su talla y por suerte hay otros colores además del blanco y negro. Agarras las 8 que te pidió, pagas en la caja 3 euros por cada una, en esta ocasión casi no tienes que esperar, y te vas.
1 de la tarde. Hace más de media hora que estás en Zara. La tienda es enorme y tiene tres plantas. Muchas mujeres se prueban tapados, jerseys, poleras y chaquetas sin ir a los probadores para no perder tiempo, valiéndose de los espejos que están en las paredes. No sabes qué hacer, encontraste dos abrigos que te parece que están muy bien, y solo queda uno de cada uno en la talla de tu madre, o sea que como los sueltes seguro que otra se los lleva. El problema es que el que tiene el largo que tu madre quiere es negro (color que ella no quiere), y el que es gris (color que a ella le parecería bien) es por debajo de las rodillas (y ella no lo quiere tan largo). Lo único que tú sabes es que no quieres tener que regresar a la tienda en la que te encuentras para cambiarlo o devolverlo, deseas fervientemente que el día de compras sea solo uno. Como llamar a Argentina desde tu móvil puede costarte más que los dos abrigos juntos, le haces una perdida a tu madre para que te llame con una tarjeta si es que está en su casa. Por suerte, pasados unos minutos te llama. Le cuentas lo que tienes en mano y le pides que te diga cuál prefiere. Duda, duda y sigue dudando. Tú a estas alturas estás toda transpirada ya que fuera de la tienda hacen 3ºC pero dentro hacen 39 aproximadamente y no te has podido quitar tu abrigo de invierno porque no puedes cargar más: en una mano tienes los dos abrigos de tu madre, en la otra las bolsas con el pijama, el salto de cama, los calcetines y las camisetas de felpa, además tienes colgado tu bolso al que le ataste tu bufanda y la correa de un paraguas se abraza a tu muñeca. Te estás empezando a fastidiar y lo sabes, y encima todavía te falta comprar un montón de cosas y volver en metro a tu casa. Entiendes perfectamente cómo se siente el Equeco cargando todo lo que carga. Lo bueno es que tu madre se decide y te dice que le compres el abrigo largo. Lo malo es que éste pesa mucho más y ocupa el doble de lugar que el corto. La cola en la caja es eteeeeerna. «Detesto las Rebajas», piensas aunque para ser sincera no es «detesto» la palabra que realmente estás pensando. Pagas 50 euros por el abrigo, costaba 90.
2 y treinta y tres de la tarde. En Salvador Bachiller encuentras un bolso que te gusta, cuando miras el precio te preguntas si sus cierres serán de oro. Lo dejas. Encuentras otro más barato, no es de plástico, color chocolate. Te pones en la cola para pagarlo, intentas sacar el libro, se te cae la billetera, se te descuelgan las bolsas, el paraguas sale despedido, sudas. Te gustaría ser un ídolo de la abundancia como el Equeco, llevar un poncho de lana de vicuña, chullo y cargar canastos con granos. Lamentablemente tú eres una versión diferente; llevas botas de lluvia en vez de ojotas y lo que cargas es ropa y más ropa ajena.
3 y cinco. Desde fuera ves que en Mango hay muuuucha mujer deambulando, demasiada para tu gusto. Respiras hondo, el aire helado penetra en tus pulmones, tomas coraje y entras. A los pocos minutos ves que una señora deja un jersey, lo agarras, es la talla de tu madre, es suave, no tiene cuello alto, el color te gusta para ella. Miras el precio y te decides al ver que cuesta 17 euros, costaba el doble. Ves que en uno de los espejos de la tienda otra mujer se está poniendo una chalina. Le preguntas dónde la cogió, te indica. Encuentras el sitio pero las que quedan son horribles. Diriges tu mirada hacia la cola, cuentas las mujeres: 30. No quieres hacer la cola solo por un jersey, te gustaría encontrar algo más de la lista. Vas a la planta de abajo de la tienda. El Equeco suele tener una quena, o un cicus, instrumentos musicales que ya te gustaría estar a ti tocando en vez de estar donde estás. En una pila de prendas descontroladas encuentras una camisola. La llevas. Haces una cola de más de media hora.
3 y 55 de la tarde. Estás en Promod. Tienes en mano varias camisetas, no sabes muy bien si son lo que tu madre quiere, pero ya no puedes ni pensar. Un tema de estos que se ponen de moda durante el verano suena a muchos más decibelios de los que te gustarían. La Equeco que hay en ti está llegando a su límite, más le vale pagar e irse a un sitio sin gente y sin música de discoteca lo antes posible, antes de que revolee por los aires todo lo que carga.
4 y diez. Te faltan las chalinas y el chandal, te da igual. A estas alturas lo único que te diferencia del Equeco es que tú no tienes la boca redondeada para que puedan colocarte un cigarrillo ni nadie te regala dólares como te gustaría. Te cierras el abrigo, te enroscas la bufanda, te pones los guantes, y así, equequeando con todas las bolsas, el paraguas, el libro y las botas de lluvia, te subes al metro y te vas a tu casa.

                                       

85 comentarios:

  1. Jajajajaj esos Ekekos si son regalados tendras todo Eva hasta el bolso con cierres de oro te lo aseguro ;) jajajajaj siempre muy diver y hermoso postttt besos :*

    ResponderEliminar
  2. ¡Jopé, Eva!...¿Sabes que tenía pensado pasarme mañana tarde por las rebajas de mi ciudad?

    ¡¡Mejor lo olvido!!...jaja.
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando van pasando los días cada vez hay menos gente, yo es que fui el primer sábado de las rebajas, y es un infierno (más allá de que a mí no me gusta para nada estar de compras).
      Besitos Mari

      Eliminar
  3. Deberían erigirte una estatua como mínimo.
    Yo a las diez y cinco minutos me hubiera vuelto a casa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Eva......mis condolencias por tu agotador día, solo de leerlo ya me he agobiado. Si que quieres tu a tu madre, eh? jaja
    Besitos bombón!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Pobre Eva!
    Igual no puedo evitar distraerme con la terminología. ¡Cuántas diferencias aquí y allá para referirse a la ropa! Me imagino en España hablando porteño y debajo los subtítulos en español, ja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ya me las conozco, pero te juro que cuando llegué, que encima una de las chicas con las que vivía era española, y me hablaba del chándal, la chupa de cuero (es la camperita), la rebeca (el saco de hilo), el sujetador (corpiño), la braga (bombacha), el jersey, la cazadora (campera también), la sudadera (el buzo), no entendía na de na... Para ropa, frutas y verduras es otro vocabulario acá.
      Beso Vale

      Eliminar
  6. Si veo corriendo a alguien me agito y de sólo leer tu raid me he cansado. Después de tanto tiempo comprando, pensando, viendo, pagando, preguntando y acarreando, lo único misericordioso es la muerte, pero el Supremo debe pensar que aún te quedan lecciones por aprender, aunque ahora una menos.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  7. Según lo leía ora sudaba ora me estremecía , iba ir al Corte Inglés de compras pero lo dejaré para otro día .
    Me has dejado agotado querida amiga, pero me has hecho esbozar varias sonrisas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. jajajajajjaja que genia tu vieja!

    ResponderEliminar
  9. Jeje, dejando a un lado que me ha entrado un agobio de la muerte sólo de leerte, tengo una curiosidad ¿En Argentina no hay tiendas? ¿No hay rebajas? ¿Tu madre odia comprar? ¿La ropa aquí es más bonita? es que no pillo el porqué tienes que hacer todas esas compras para ella.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque no solo no le gusta comprarse la ropa, sino que la de acá le resulta mucho más barata y por lo que dice la calidad es diez veces mejor.
      Hace varios años que le compro la ropa, me conozco su cuerpo de memoria, sé lo que le va a quedar bien y lo que no, y lamentablemente para mí tengo buen ojo para comprar, pero detesto ir de compras, jaja!!!
      Beso Inma

      Eliminar
    2. Ok, de verdad que tenía curiosidad, más barata y de mejor calidad vale la pena sin duda

      Eliminar
  10. Eres una hija sacrificada!
    Ya puede estar orgullosa de ti tu mami, ya lo creo, yo en rebajas es que ni entro...
    Y sin rebajas, odio comprar en tiendas grandes...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. Qué risa Eva, me has divertido mucho. Me has hecho entender con tu entrada, la parte que el hombre más critica de la mujer. Jajaja!
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los entiendo, cada vez soy más hombre me parece, jajaja!!!
      Besito Sara

      Eliminar
  12. eso es ser demasiado buena, no vale la pena

    ResponderEliminar
  13. jajaja, Madre mía, qué locura!!
    Qué "fiesta" del consumo con bandas sonoras cuidadosamente seleccionadas, el calor también ayuda a aumentar la fiebre!! Imagino a Amancio Ortega conectado a tiempo real y consultando el cash flow de su imperio.

    Y tú no te compraste nada??... ¿en serio?, ja

    Un beso Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que me compré, y porque realmente lo necesitaba, fue uno de estos tapados largos gordos, como de pluma (o no sé qué tienen dentro).
      Estoy en una etapa cero consumista la verdad.
      Cuando llegué a España (hace 7 años) sí me desesperaba en las rebajas, porque en Argentina no tienen nada que ver con las de acá, y la verdad que si sabes buscar son un chollo. Hoy día prefiero ese tiempo invertirlo en otras cosas.
      Besito Zavala

      Eliminar
  14. ché avisame cuando vengas que te encargo unas cositas, porfis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj!! Espero no sea ropa lo que me querés encargar...

      Eliminar
  15. Jajaja permíteme que me carcajee, siento el calor y el agobio, lo entiendo incluso, a mi también me dan ganas de pedirme una copa en algunas tiendas, todas me las recorro, todas me las conozco, no me has descubierto ninguna nueva, ¡Cachis!.
    He aprendido algunas palabras que desconocía, me he reído, contigo y de mí, mañana voy yo.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te cundan Ester, viste que las rebajas van un poco por días, a veces todo te parece buenísimo y a veces todo una porquería, no sé, a mí me suele pasar así (de hecho acá cuento todo en un día, pero me llevó 3 encontrar todo lo que quería para mi madre).
      Besos y buena compra

      Eliminar
  16. JAJAJAJA,,, MENUDO DIA DE REBAJAS,,, Y MAS CUANDO SON RECADOS PARA TU MADRE...
    UN BESAZO EVA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti, por suerte son dos veces al año nada más...

      Eliminar
  17. Lo cuentas tan bien que, habiéndolas evitado, tengo la sensación de que he estado de rebajas. No sé si felicitarte u odiarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor que me felicites Chema, eso siempre mejor...
      Un beso

      Eliminar
  18. jeje...es que verás, cuando ME LLEVA DE COMPRAS (a rastras), yo me limito un poco a pagar y hacer cola en la caja ja, jajajajajaja...

    Y bueno, también me mete en probadores y me va trayendo cosas.

    Y bueno, me hace darme vueltecitas, se las lleva y me trae más.

    Y bueno, yo digo a todo que si porque lo que quiero...

    Es irme de allí y que nos tomemos alguna birrita y/o tapitas en esos sitios tan chulos de los centros comerciales.

    Pa que veas!!!, jajajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hombre de los que hay pocos me parece.
      Yo voy sola porque ya bastante me malhumoro como para hacer pasar a alguien más por eso, aunque lo de que alguien te vaya haciendo la cola estaría genial, suele ser en lo que más se tarda...
      Besito

      Eliminar
  19. ajajaajajajaj te parecés a mi cada vez que voy a ir a Argentina,y le pregunto a mi vieja si quiere que le lleve "algo"!!! ajsjs..qué buen rato me hacés pasar..tenés muchísimo talento para escribir cosas que son rutinas,pero,que bajo tu mirada se convierten en relatos amenos y entretenidos!

    Gracias por tu comentario en mi blog!

    ResponderEliminar
  20. La música machacona definitivamente no ayuda y terminas por confundir tallas y colores. Si de verdad te embarcaste en semejante aventura, eres una santa. Si es de un invención, eres una diosa. Divertidísimo, un beso

    ResponderEliminar
  21. Dios mío...me acaba de dar un telele leyéndote. Y yo mañana por narices tengo que salir a comprarle un plumas al churumbel que lo de crecer pasa su tarifa y yo lo voy postponiendo siempre hasta las rebajas.

    Yo, como Inma, odio salir de compras. El calor de las tiendas, la música que parece que más que de tiendas estás de copas y el dolor de espalda que se genera de tanto cargar con las bolsas, el bolso, el abrigo y el estrés de andar por los centros comerciales hace que sólo me lo plantee un par de veces al año y porque realmente lo necesito, no por gusto. Rarita que es una...

    Besos y muy divertida esta entrada (como todas).

    ResponderEliminar
  22. Para mi:
    1) Perfume.
    2) zapatos.
    3) remeritas en blanco o negro

    jajajajaja
    Que paciencia querida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Oye letzy, ¿cuándo acabes con las rebajas de tu madre, admites nuevas listas? Lo haces genial y es que hasta me han entrado agobios y sudores con tanta bolsa, tanto calor, el paraguas,...
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  24. Hola, buenas noches señorita escritora.
    Tienes una página muy especial e interesante, te felicito por tu gran entrega. Lo cierto es que me ha llamado muchísimo la atención el título de tu blog, por eso me he decidido a visitarlo. Asimismo, me han gustado mucho tus textos, tu forma de expresarte, el tacto con que tocas los temas, son geniales. Espero que sigas creciendo y que nunca abandones este espacio tan personal, recuerda que un blog es como un hijo recién nacido, crece y evoluciona con el paso del tiempo hasta convertirse en una persona de éxito y respetable, pero para ello hay que saber cuidarlo todos los días.
    Te sigo, así que seguiré visitándote siempre que tenga un tiempo libre para ver las restantes entradas y las nuevas que subas. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo post para disfrutar de él.

    Si me lo permites, me gustaría invitarte a mi blog DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA. Lo he dedicado a escribir literatura personal (relatos, cartas, reflexiones), además, podrás compartir tu blog con todos nosotros en la sección "Aquí tu web": http://insolitadimension.blogspot.com.es/

    Un beso para tu mejilla izquierda, que fijo que la tienes abandonada.

    ResponderEliminar
  25. jajaja, Equeco con paraguas y bufanda.
    Sos una hija ejemplar Eva.
    Me divertì mucho con tu periplo!
    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Qué horror, jajajaja!! He terminado sudando y todo de imaginarme la escena.
    Muy bueno, Eva.
    Por una madre, todo eso merece la pena, a que sí???
    Un abrazo y no rebajado, con su 100%.

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado. Es muy visual y bien estructurado. Te mantiene con una constante sonrisa mientra en el fondo estás horrorizado por la situación. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado. Es muy visual y bien estructurado. Te mantiene con una constante sonrisa mientra en el fondo estás horrorizado por la situación. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  29. Dios mío, y por eso yo evito las rebajas, jajajaja. Qué estrés, no me gustan nada las aglomeraciones de gente histérica por encontrar la última ganga de la tienda. Pero me ha gustado mucho el relato :)

    ResponderEliminar
  30. Cuando has dicho que encontraste dos abrigos que te gustaban entendí al principio dos amigos :D y pensé que coño, que a lo mejor las rebajas no son para tanto, que tendrían su cosa buena, pero no, tenía pocas ganas de ir y me las quitaste todas.

    Besos querida.

    ResponderEliminar
  31. Very cool blog. Interesting posts. ;)
    Nice atmosphere guests with you here on the blog. ;]
    Yours. Have a nice day. !

    Follow me on facebook fanpage and blog
    I'm very concerned about this, please. :)
    https://www.facebook.com/pages/In-another-light/413836138693856

    ResponderEliminar
  32. Qué bien narras el periplo para un día de compras. Rezuma el texto ese placer que tienen las mujeres por las compras en los grandes almacenes y supermercados. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  33. Es una locura ir a las rebajas,locura o guerra...
    Siempre con tu pizquita de humor, Eva. :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Aún no me he dejado caer por las rebajas, bueno ayer le compré zapatos a mi hija, pero para mi ir de rebajas es escaparme una tarde entera para mi solita y patearme todas las tiendas de Alacant y creo que este año paso palabra!!

    Un besote guapa, y me flipa lo divertida que eres escribiendo.

    ResponderEliminar
  35. Un día "muy bien aprovechado", Eva... Y muy de mujer. Las técnicas de músicas rápidas o lentas se deben simplemente a la cantidad de artículos que puedes comprar o la gente que hay en el establecimiento.

    Un fuerte abrazo, querida Eva.

    ResponderEliminar
  36. Seguro llegaste a tu casita cansadisima!! Se merecia tu mami que son un amor no?
    me encanto como lo relataste,
    saludos,

    ResponderEliminar
  37. El humor con que describes las situaciones, es genial.


    ¡¡La guerra de las rebajas!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Ufff!! Qué estrés! Vaya tela! Madre no hay más que una.
    Me ha encantado cómo has relatado tu día de compras.
    ¡Muchos besos Eva!

    ResponderEliminar
  39. Si te digo la verdad las rebajas no me gustan, bueno, ni las tiendas en general, soy muy rara para esas cosas y siempre voy a los mismos sitios donde ya se que tienen lo que me gusta y me lo guardan.
    Manías
    Besos
    PD eso sí, me he tenido que reir contigo :)

    ResponderEliminar
  40. Me cansé, y no de leerte jajajajaj que me hiciste morir de risa imaginándote. Gracias linda por tu relato , siento que no lo hayas disfrutado como los que te leemos. Un abrazo desde Uruguay con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lyliam, por tu visita y por tu amable comentario, lo valoro un montón...
      Un beso desde Madrid

      Eliminar
  41. Me estoy preguntando ¿de verdad pudo llegar a su casa?
    Cuando comencé la lectura de tu entretenido relato, me dije: ¡pobre mujer! va a tener que llevar una maleta para comprar todo eso.
    Detesto las aglomeraciones, las colas acaban con mi paciencia y, cuando digo que me compraré algo y espero por las rebajas, llega el día y no voy. Que conste que no me ocurre siempre.
    Me ha gustado.
    Abrazos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  42. Espero que llegaras a casa bien, yo casi termino cansada de tus compras, no te lo no te lo abras tomado en serio la lista de la compra, que agobio. Un ABRAZO

    ResponderEliminar
  43. Me encanta la forma de escribir y las palabras que se utilizan en Argentina, me gusta también cómo suenan, también su especial sentido del humor y su literatura. Adoro su literatura y a Cortázar que es un genio. Y bueno, una se siente muy cerca leyendo esta entrada tan divertida. Aquí las rebajas también son así de deprimentes pero me gusta mucho más cuando lo cuentas tú (o vos, mejor dicho).
    Besos desde el Mediterráneo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también adoro a Cortázar, te lo dije en tu blog...
      Muchas gracias por tu elogio. A las rebajas les pongo muuuucha voluntad, si no es que me pondría a llorar...
      Besitos, y qué suerte que estés en el Mediterráneo

      Eliminar
  44. jajajajajaa
    Yo es que en las rebajas con el empeño que tienen algunas tiendas en tener todo revuelto (como si pareciese más barato) no puedo... y menos ir a buscar una lista pre-definida... bufff
    Uishhh Salvador Bachiller monísimo si... a mí me dejaron uno para una boda y ya está (algún día o no)
    Besos abisales

    ResponderEliminar

  45. Divertido post.... y estresante, además reconozco todas y cada una de las incomodidades en un día de rebajas porque lo he sufrido en carnes propias. Lo has contado con mucho salero, Eva.

    Comprendo que te encargues de comprar la ropa de tu madre, tengo una conocida argentina y se queja de lo mismo, lo caro que es allí.

    Lo mejor es dejar pasar los primeros días, casi siempre se encuentra lo que se busca.

    Besos, Eva.

    ResponderEliminar
  46. Yo... tengo que seguir ese ritmo...y me corto las venas!!!
    Como decía un compatriota tuyo: "Madre no hay más que una...¡y me tuvo que tocar a mí!"


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, menos mal que solo hay una, "¿quién aguantaría dos?, dicen también por ahí...
      Un besito, gracias por la visita

      Eliminar
  47. Ojo con no caerte porque no se sabe hasta dónde te puede llevar el destino si empezás a rodar.

    ResponderEliminar
  48. jajajaja me gustaría ir contigo de compras. Me avisarás? jajajajaj Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hecho, aunque no me vas a ver con mi mejor humor ese día, me estresan las tiendas, la música, la gente, no sé, cada vez lo paso peor.
      Besos

      Eliminar
  49. Bueno yo soy más práctica, le diría a Mamá, ¡No! y asunto arreglado. (Y es que como mi madre ya murió por eso lo digo, je)

    ResponderEliminar
  50. Yo soy de las que van de rebajas muy poco. No me gustan los cajones llenos de ropa en los que tienes que rebuscar y rebuscar.

    Tienes mucha gracia contando las cosas y eso, en estos tiempos, es la releche (=muy bueno)

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!! Siempre pienso que un poco de humor en la vida no viene nada mal, y menos que menos con los tiempos que corren...
      Besitos

      Eliminar
  51. Odio las rebajas y si son los primeros días más, no se como sucede que todo lo que antes parecía estupendo precioso y hasta glamuroso pierde ese brillo y se presenta ante ti con su aspecto original.
    Oye lo del Equeco lo pillo pero, la Chalinas, killa eso que es?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que aquí también se llamaban así, es bueno saber que no. Una chalina es lo que la Real Academia (lo tuve que buscar) llama "chal"...
      Besito

      Eliminar
    2. Dios mío, que agobio...!!!
      Odio ir de compras y en rebajas mucho más. Donde yo vivo, que es una ciudad pequeña lo tolero más, porque esa saturación de gente solo suele ser los primeros días, pero en Madrid, que está al ladito, es a diario y las pocas veces que voy siempre acabo a punto de gritar, en una de esas colas de 30 mujeres y 39 grados de temperatura. Aún así, no sé que tienen que cuando llegas a casa te alegras mucho de lo que has comprado, porque te encanta y ves todo lo que te has ahorrado.

      Besos y ahora a comprar cositas para ti. : )

      Eliminar
    3. Los primeros días de rebajas en Madrid son de lo más agobiante, es verdad, pasa que suele ser cuando hay de todo...
      Por suerte ya pasó, se va un día y ya está.
      Un beso, gracias por el comentario Lola

      Eliminar
  52. Te has ganado el cielo, Eva!!

    Yo voto por tu canonización YA!!
    Jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  53. jajaja... todavia te estoy imaginando con las bolsas, el paraguas, la bufanda... en fin ... ser mujer es lo que conlleva... un alto indice de riesgo de ser devorada por las rebajas... Un besote, un placer conocerte y leerte!

    ResponderEliminar
  54. aunque el equeco no simboliza ni las compras ni las rebajas, creo que podría encajar como una forma de mofarse de tal muñeco endiablado, pero creo que es equivocado, ya que una buena mula de carga podría haber hecho el trabajo a la hora de buscar una imagen para ilustrarnos como te sentiste, jajajajaja, aunque suene un poco exagerado, pero después de leerte, no dudo que esa era la imagen adecuada para tu entrada.... yo por ejemplo no suelo ir de compras para nadie, eso de hacer mandados no es para mí, suelo acompañar a quien sea, mi madre o mi hermana, a las gigantes galerías de gamarra en perú para que compren lo que desees, están metidas todo el día probandose todo lo que ven en las tiendas y que las pobres vendedoras tienen que luego guardar todo en su lugar, ya que al final no se decidieron por nada, antes de daba no sólo pena, también verguenza, pero como que poco a poco te vas acostumbrando a eso, al final soy yo el que da la sentencia como un verdugo "te queda bien" "te queda pésimo" y aunque antes dudaban, hoy se lo toman muy en serio mi punto de vista, hasta me están animando a estudiar un curso de moda, jajajajajajaja, es un día de mucho tragín, pero al final es muy animado, peleando en el bus, discutiendo por el lugar para comer, hasta que llega la noche, ellas contentas de haberse probado todo, de todas las galerías, y yo de haber pasado un día al lado de mi madre o de mi hermana difrutando de su compañía, ya que muy pocas veces nos vemos.....

    ResponderEliminar
  55. Un día muy completito. "equequeando". Yo lo tuve más claro, un ordenador:-(
    Me has arrancado una buena carcajada.
    Poco a poco volviendo a la normalidad. Aprendiendo a manejar el Windows 8. Mil gracias por tus ánimos y cariñoso comentario.
    Buen finde
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  56. ¡Día movidito! No te habrás aburrido.

    Muak.

    ResponderEliminar
  57. ¡Cuántas cosas! Pero desde Argentina puedo decirte qué lindo hacerlas con frío. Acá, en estos días, ¡ te hubieras derretido! Saludos

    ResponderEliminar
  58. Yo no aguanto ni cinco minutos de compras, y sin que sean rebajas. Deberían crear un ídolo como el Equeco en tu honor, La Evaqueco o algo así.
    Un beso.

    ResponderEliminar

  59. · Debe ser un deporte extremo. ¿Hay que federarse para ir de rebajas? Debiera animarme a tener una experiencia como esa... y volar en parapente, por ejemplo.
    · Me ha encantado tu descripción, sobre todo, esos pasajes musicales... que suelen ser odiosos en todas las tiendas.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  60. Jajaja¡ muy bueno¡
    La verdad, es que por el mes de Agosto, debemos ir entrenando para las fechas de las rebajas, que luego las agujetas...
    Bss,jeje

    ResponderEliminar
  61. Jajaja... :D

    Pernonalmente, no padezco esos problemas; aun me visto con la ropa de hace unos años y, cada vez, renuevo con menos cantidad de ropa. Me he acostumbrado a conformarme y contentarme con lo que tengo. :)

    Por favor, entiendaseme bien; no critico ninguna postura en la vida, solo hablo de la mia. La actual. La de hace muchos años atras, era i.n.c.a.p.a.z de salir a la calle si, los cordones de las deportivas no iban a juego el color de mis pestañas. Jajaja... pero, de eso, ya hace... ¡Puf! (Jajaja...) Afortunadamente para mi.

    Me encanta venir a enredarme en tus escritos.

    Bss.

    Sarvas mangalam
    Namasté.

    ResponderEliminar
  62. jajaja Me has recordado a mis buenos tiempos cuando tenía que comprar todos los encargos del otro lado del charco. Era lo más parecido a una Ginkana. Menos mal que ahora la cosa es al revés, allí hay de todo y mucho más barato así que ya no piden nada.
    Las rebaja son espantosas, encima que odio comprar...
    Besazo

    ResponderEliminar
  63. Anónimo3/2/13 22:22

    Jajajajá y já.Increíble descripción,como que fuimos de rebajas juntas.Seguramente tu madre muy agradecida y complacida con tantos encargos resueltos.Cuando llegaste a casa Ernesto,tu gato,masajeó tus pies? Ese hubiera sido el premio mayor a la equeca latina. Siempre original y divertida. Me encantó.
    Amapola

    ResponderEliminar