Cenicienta

Friegas platos, barres suelos, planchas ropas, limpias vidrios, aspiras alfombras, haces camas, quitas polvos, podas plantas, lustras zapatos, y así. No te importa, tú aguantas. Aguantas porque sabes que llegará el día en el que un Hada Madrina te limará los callos, te pondrá largas uñas acrílicas y te vestirá con un atuendo que disimulará esos kilos de más que llevas colgando de tus caderas. Además el Hada Madrina convertirá la calabaza con la que piensas hacer una sopa en una hermosa carroza y a tu hámster lo transformará en cuatro percherones tordos. Aguantas pensando solo en una noche, en la que las manos no te olerán a lavandina/lejía y tu cutis estará bajo los milagrosos poderes del maquillaje. Aguantas porque sabes que solo con bailar contigo un Príncipe Azul se enamorará perdido y encontrado de ti. Aguantas porque tienes la certeza de que moverá cielo y tierra para encontrarte valiéndose del zapatito de cristal que le dejarás sobre la escalinata de mármol blanco de Carrara cuando huyas rauda a las doce de la noche en punto. Aguantas porque es mucho mejor fregar, barrer, planchar, limpiar, aspirar, hacer, quitar, podar, lustrar, y así, para un Príncipe Azul que para una madrastra y dos hermanastras malvadas. Aguantas porque sabes que cuando él te encuentre y te vea recién levantada, en chinelas, sin maquillaje y con la que fue tu carroza en mano, pues cuando llame a tu puerta estarás a punto de hacer una sopa de calabaza, te querrá para siempre. Porque él solo te vio un ratito en la fiesta que se dio en su palacio real, bailó con tu cuerpo unos pocos valses, charló contigo lo que duran dos copas de champagne, pero él ya sabe que eres tan hermosa por dentro que te ama, quiere casarse contigo y que seas la madre de tres principitos azulitos. Así de simples son las relaciones de pareja...

69 comentarios:

  1. Pues tengo los labios rotos de besar ranitas y ninguna se ha convertido en una princesa... estoy yo más cerca de convertirme en sapo :(


    Bss

    ResponderEliminar
  2. Y si ahorramos tanto fregar y limpiar, y se reparten las tareas los dos? así quizás la ceniciente vea que él tb es un príncipe del que vale la pena enamorarse! jijiji

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  3. Ma sí, mejor dejar el departamento sucio y chau

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, visto así resulta un poco difícil que suceda, y ya no es tan bonito como nos lo pintan en los cuentos...

    ResponderEliminar
  5. Sería un enamoramiento de cuento...y creo ¡snif snif! que ya no ocurren.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  6. Ojalá fuera así... pero eso ya no ocurre. Una amiga, Nieves, del blog 'cuentos de la china' decía hace poco que desde que el sexo es tan fácil el amor es mucho más difícil. Y creo que tiene razón. Quemamos demasiadas etapas en ese par de horas, ese par de bailes y ese par de copas. No dejamos que todo vaya al ritmo que toca. Pero sí, sigo soñando con que eso pase, aunque sé que no.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Y el principito como en todas partes y en todos los sitios, se limita a lavar la cabeza a los churumbeles cundo tren los parásitos del cole, porque tú le has enseñado que poner pañales no es cuestión de sexo ni de realezas , es cuestión de amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Como dijo Calderón de la Barca...


    "¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción;
    y el mayor bien es pequeño;
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son."




    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  9. Los príncipes visten en pantalón y camiseta, aún existen realidades de cuentos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Puff, pues a mí estos príncipes azules me dan agobio. Yo no quiero un hombre que me rescate; lo que yo quiero es un hombre que sepa rescatarse a sí mismo.
    Por lo demás, genial entrada, Eva. ;-)

    ResponderEliminar
  11. El cariño verdadero es así -uno se enamora del interior de las personas- y así la vida real -algunos fregan, otros hacen números, otros mueven fortunas, cada uno a lo suyo y cada uno con sus propios problemas-
    Buena entrada
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Así son, ataviada como una princesa o recién levantada y sin maquillajes que valga, bostezando, estirando los bracitos y el pelo deshecho. Es tan hermoso su pelo deshecho, y sus bostezos, y su carita de sueño, y sus risas. Tanto o más que su porte de princesa impecable cuando la ocasión lo requiere. Y la quieres, la quieres con locura, con carroza y palacio o con calabaza, sopas y una simple choza. Ese es el milagro del amor, no hay más.

    Qué post más bonito, Eva. Enhorabuena.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. JAJAJAJJAA
    tal cual , todo es así de fácil

    ResponderEliminar
  14. Hola Eva, que principe tan malvado ni siquiera agrarra la escoba para sacar el polvo, donde está la igualdad de género, donde quedó el caballlero que ayuda a la dama... claro vos estabas hablando de un cuento y yo de el casi, casi de un imposible.
    Me re-copa (me encanta) lo que posteas, siempre hay una chispa de humor, aunque otras veces te pones seria.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Yo un día besé a una rana y se convirtió en príncipe, pero después de un tiempo lo besó otra princesa y se fue con ella... Luego encontré otra bella ranita que por más que la besé y la besé nunca se convirtió en Príncipe. Ahora estoy sola y no beso a nadie... Ya se verá como acaba la historia...

    Un abrazo,

    Trini desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Eva, que no, que yo no soy capaz de limpiar, lavar, podar... y todas esas cosas por el sueño de un príncipe azul. Bueno, que a ese precio, no quiero príncipe. Lo mío es otra historia de igual a igual y de momento me funciona, no sé lo que durará, pero mientras ... que me quiten lo "bailao"

    Un cariñoso abrazo :)

    ResponderEliminar
  17. A algunas personas les sucede, claro, la mayoría nos tendremos que conformar con vivirlo a través de los libros. Así si se presenta algún día lo reconoceremos.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Buenísimo! Me gustó mucho el post! Saludos!!

    ResponderEliminar
  19. Las relaciones, cuando son sinceras, no necesitan ninguna contraprestación. Todo lo demás, es puro interés.

    Bss.

    ResponderEliminar
  20. Así de simples son, efectivamente. Lo que pasa es que la gente tiene ganas de complicarlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Ningún príncipe merece que un trabajo tan agobiante y tan monótono sirva para que una sola vez, un momento, un instante, se le agasaje con la presencia de una Cenicienta que le ama. Cenicienta debe ser la agasajada, la cuidada y la venerada, por su coraje y decisión para con la vida.

    Un fuerte abrazo, querida Eva.

    ResponderEliminar
  22. El interior es lo importante, también el repartir tareas

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Así de simple y totalmente derretible tu post Eva, besos :*

    ResponderEliminar
  24. mejor así que tener cola de pescado y a un cangrejo de mejor amigo

    ResponderEliminar
  25. Awww.... Qué bonito... Muy dulce!!!!!!

    Umita

    ResponderEliminar
  26. QUE BONITOS SON LOS CUENTOS DE HADAS,,, PERO QUE CONSTE QUE LOS PRINCIPES DE HOY EN DIA TAMBIEN HACEN TAREAS DOMESTICAS...
    UN BESAZO EVA!!!

    ResponderEliminar
  27. Siempre estuve segura que los príncipes se enamoran de personas que son de carne hueso y que lo demás son cuentos que se desvanecen en el día a día. Y ellos deben aportar sus esfuerzos y compartir la fregona para que las chanclas a veces se conviertan en zapatitos de charol. Si no mal va la cosa.
    Muy bien contado.
    Bss

    ResponderEliminar
  28. Me encantan los cuentos de hadas, la sopa de calabaza, el champagne bailar, y sobre todo tu post..
    muy bonito Eva.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Aguantar es una palabra como de supervivencia. El príncipe igual podía coloborar y ayudar a Cenicienta no?
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. En cuanto el príncipe mande a que averigüen sobre la cuenta bancaria de la Ceni y demás referencias comerciales, la cosa no va a funcionar, yo que ella me conformaba con un polvito, que si cae, a lo mejor hay química y cualquier cosa puede pasar...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  31. Buff... a mí me acaba de dar un bajón tanto trabajo ehhh... bufff

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  32. Algún día recibirás tu recompensa !!! :P
    Besossssssssss !!!

    ResponderEliminar
  33. Malditos cuentos de hadas!!!

    ResponderEliminar
  34. Necesitas vacaciones, tanto fregar no es bueno, pero no te vayas a las rebajas que eso es aun mas cansado.
    Me he reído mucho, entre fregado y barrido, espero que hayas visto que he fregado yo la cocina. Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Dile a las hermanastras que no hace falta que se corten un dedo de cada pie para que les entre el zapato. Me encanta la sopa de calabaza, Eva!!!! ;D Un beso

    ResponderEliminar
  36. Uy nena el amor no mira rostro, genial entrada. Buen lunes te me cuidas mucho.

    ResponderEliminar
  37. Pues sí, es lo que tienen los cuentos, que son cuentos, en la vida real la madrastra suele ser mejor que el marido, al menos comparte más las cargas, no te digo nada la madre, pero es que ya empezamos mal, zapatito de cristal, venga, ¿quién iría con zapatos de cristal?, ¿a nadie más en el reino servían?.

    No conviene creerse esas cosas, el príncipe azul acabaría viviendo con la madrastra, la cenicienta y las hermanas, se zumbaría a una de estas mientras la pobre niña rubia pasa la aspiradora, que así no se oye, luego le contaría el cuento de que el roce hace el cariño, que no tiene tiempo para él nunca, que la otra se cuida más, claro, se está tocando la breva todo el día..

    En fin, cuentos :D

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  38. Aguantamos, esperando que algún día eso pasará. Y cuando llega...
    entonces soñamos con salir de ese cuento y meternos en otro.
    Un abrazo, corazón.

    ResponderEliminar
  39. JAJAAAJAA! Que bueno me mola la sopa de calabaza, pero yo de momento me quedo con mi principe azul,a mi !Que no me lo cambiean! De momento jajaajjaajja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Jajaja, muy divertido, al final todo es más simple de lo que pensamos, la belleza interior es lo único que cuenta...
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  41. Jajaja,... :D

    Si; todos somos como la calabaza: lo interesante esta en la pulpa. Jajaja...
    Pero, en una sociedad que cultiva su fachada, en pocos interiores muestra interes. Salvo en una enraizada parcela emponzoñada: el ego y sus descendientes. (Orgullo, soberbia, vanidad,...)

    Tus escritos siempre espolean mi animo. :)

    Muchas gracias.

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  42. Brillante, como siempre. Saludos...

    ResponderEliminar
  43. Un poquito de ayuda no vendría mal por mucho príncipe azul que sea...

    ¡¡Genial tu escrito!!.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  44. Muy bueno, Eva. Y hace que te preguntes: ¿qué más da que sea para el Príncipe o para la Madrastra, si la tarea al final es la misma y te va a hacer sentir igual de agotada? Cuando es para él, llega un momento en el que se acabó el romanticismo y solo deseas darle con la escoba en la cabeza,
    Besitos, guapa, y rebelémonos.

    ResponderEliminar
  45. (...) Aguantas porque sabes que cuando él te encuentre y te vea recién levantada, en chinelas, sin maquillaje y con la que fue tu carroza en mano, pues cuando llame a tu puerta estarás a punto de hacer una sopa de calabaza, te querrá para siempre (...)

    Definitivamente y salvando las distancias, aveces uno dice no sé para qué espero pero en realidad leyendo esto se puede recordar un poco mejor.

    PD: Eso sí, que las tareas de la casa sean mitad y mitad. jajaja.

    Beso grande. Un placer leerte. Acá me quedo. :)

    ResponderEliminar
  46. Irreal como la vida misma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Si, mi niña, así de simples son las relaciones de pareja.
    A mí también me ha tocado todo eso que hacía la Cenicienta pero, mientras barría, fregaba o planchaba, pensaba en él, en que pronto llegaría atraído por ese olor que desprendian mis pucheros al hacer esa sopa de calabaza y me cogería entre sus brazos dejándome un bello e inolvidable beso de amor.
    Cuando ese trabajo diarío y constante, lo dedicas para el bienestar de los tuyos, todo adquiere distinto color.
    Abrazos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar


  48. Yo aguanto, aguanto, pero llevo ya mucho tiempo con mi número de teléfono grabado en la frente para que me encuentre, pero..........NADA.

    Besitos, Eva.

    ResponderEliminar
  49. Esto de vivir es cutre eh?
    Si uno lo piensa bien es para replantearse toda la vida que nos queda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  50. Buf, es justo con lo que me nievo a soñar! jajaja. No puedo con los cuentos de princesas y novelas rosas... El batacazo al abrir los ojos es demasiado doloroso. Prefiero la cruel y asquerosa realidad...

    Un besazo, soñadora.

    ResponderEliminar
  51. muy mal, esos cuentos son viejos, yo preferiría el cuento de raputzel, ella hace todo lo que tú has escrito en tu gran torre sin poder salir al mundo, custodiada por una madrastra que finge ser su madre tan sólo para usar su poder, a ella no la enamora un principe, ella no sueña con tener principitos, ni con hadas madrinas que le solucionen su problema, ella simplemente desea ser libre y caminar por el mundo, y al final se enamora de un ladrón y es feliz para siempre.... creo que los nuevos cuentos están más acorde con los nuevos tiempos....

    ResponderEliminar
  52. Si hija mía, de ilusión también se vive ja ja.
    Besitos, por cierto ¿lavandina? que nombre más bonito, no como lejía, que es horrible

    ResponderEliminar
  53. Jajaja y cuando os caseis de pronto él llegará un día de trabajar y te preguntará: "qué has hecho en todo el día?" y será cuanso veas el rastro azul que va dejando tu principe al desteñirse.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  54. Para tí querida mia:

    http://dessjuest.wordpress.com/2013/01/31/the-cojonudos-blog-award/

    ResponderEliminar
  55. Si, pero si llega a encajar el zapatito de cristal en la madrastra...

    ResponderEliminar
  56. jeje, pues visto así, como que dan ganas de colgar la aspiradora y solo maquillarse... pero si alcazo llega y encuentra el tendero de ropa de desde la cocina, y trastes hasta el dormitorio tampoco se quedara, asi que mientras llega el hada madrina, creo que seguiré fregando, lavando y barriendo, miles de abrazos, Eva, como siempre todo un gusto leerte :)

    ResponderEliminar
  57. Las niñas ya no quieren ser princesas ¡y con razón! ¿Por qué esperar a que Mr. Blue recuerde aquel instante de amor? ¿por qué vestir con ropas prestadas por un hada, por muy flamantes que sean, pudiendo ir sin tacones y con vaqueros sin deberle nada? Ese príncipe... ¡qué se espabile! Qué ahora mandas tú. Una historia conmovedora y pendiente de un hilo, besos

    ResponderEliminar
  58. Creo que hoy, los príncipes que hacen tareas domésticas,a nuestros ojos, son más príncipes aún! :) Buen texto,como siempre,no defraudas!
    Gracias por tu comentario en mi blog!

    ResponderEliminar
  59. Y cuánto aguantamos soñando con imposibles. Quizá lo sean (a veces, pocas, no), pero si nos mantienen con vida, sigamos soñando, ¿no? :-)

    ResponderEliminar
  60. Muy bueno Eva el pots, y la verdad, como yo suelo decir "de ilusión no da de comer pero alimenta el alma" quién sabe si alguna vez aparece ese principe azul o del color que sea, pero que aparezca.

    un abrazo muy grande,

    Eva.

    ResponderEliminar
  61. jajajaja, eres la releche.

    Mi príncipe sabe barrer y no lo hace mal del todo, jajaja.

    Muy divertido, Eva.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  62. Tienes tanta razon....muchas veces nos habremos perdido en la entrega total!!..por eso antes de emprender una relacion con alguien emprende la relacion contigo misma y encontraras que eres un ser maravilloso que vale la pena amar de principio a fin y que tu principe necesita de una princesa no de una barrendera je je...
    besos, me encanto!

    ResponderEliminar
  63. jajaja, pero no sabe èsta Cenicienta que existen "los guantes de làtex" para las tareas domèsticas..la lavandina es terrible para la piel...y si la combinàs con detergente (destrucciòn total jaja)
    Como siempre una alegrìa asomarme a tu ventana Eva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  64. Totalmente de acuerdo. La cosa es sencilla, simple, básica y diáfana.
    El tema es que muchas van por la vida esperando príncipes que no existen y luego hay mucho príncipe buscando chacha en vez de princesas.
    Besazo hermosa

    ResponderEliminar
  65. Lo qué no consigas por ti mismo nadie lo hará por ti por muy pitufo o príncipe azul que sea.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
  66. Eva te acabó de conocer atraves de Sonia y ya me has conquistado con esta entrada.Te invito a que conozcas el mío cuándo quieras!!
    http://cocinandoconanni.blogspot.com.es/
    Besos

    ResponderEliminar
  67. Vengo del blog de sonia y tiene razón ....me encanta tu blog!! y me quedo por aqui para no perderme nada, te invito a ver el mio http://ocarondalareira.blogspot.com.es/ un besito!

    ResponderEliminar
  68. Hola Eva, yo también vengo desde el blog de Sonia y me quedaré por aquí.
    Con dos relatos que le leído ya me has "enganchao"
    Pásate por mi cocina si te apetece y tienes un ratito.
    Voy a seguir leyendo.
    Bss

    ResponderEliminar
  69. Eva! Te he otorgado el premio al blog Cojonudo! pasate por mi blog y lee!
    besos

    ResponderEliminar