Regan MacNeil, más conocida como la niña de «El Exorcista»

La historia ocurre una noche de verano. Y cuando aquí dices verano, lo que realmente quieres decir es verano madrileño en su máximo esplendor, o sea: cuarenta grados a las dos de la mañana. Hace tanto calor que hasta Ernesto, tu gato, te pide si eres tan amable de prestarle un abanico para darse aires en sus zonas sudadas. Acalorada como estás te vas a dormir, dejando las ventanas abiertas ya que no tienes aire acondicionado que convierta el verano madrileño de tu casa en el frío de la Antártida como te gustaría. 
Hete aquí que como cada mañana te levantas. Le das de comer a Ernesto, metes una tostada en el horno, pones el agua a calentar para el mate, y así, que no es plan de aburrir al simpático lector que está teniendo la deferencia de leerte detallándole tu rutina mañanera. Gato desayunando, tostada con aceite de oliva y sal en plato, agua en termo y mate en mano te diriges al salón, te sientas en el sofá, muerdes la tostada. Entonces la tostada se te cae de la boca. Esto no sucede porque tu hobby predilecto es recoger trozos de pan a medio masticar de la alfombra, tampoco porque tu madre no te enseñó a comer con la boca cerrada. Esto sucede porque no puedes creer lo que ves frente a ti, o mejor dicho: lo que no ves. Te levantas del sofá cual niña de El exorcista: poseída por un demonio. Tus ojos se vuelven blancos, se te pone la piel verde e insultas como ella, estás a punto de girar la cabeza 360º pero te contienes pues sabes que Ernesto es impresionable y no quieres que a tu morrongo le dé un síncope. Se le pide en este punto de la historia al amable lector que no crea que te has dejado poseer por un demonio porque sí, o porque no tenías nada mejor que hacer. Lo que te pasa es que la noche anterior, cuando te fuiste a acostar, sobre la mesita del salón había (atención al verbo en pretérito imperfecto) una computadora/un ordenador portátil. Hilvanas los hechos en tu mente: la mesa sobre la que estaba el ordenador se encuentra al lado de la puerta ventana que da al balcón. Vives en una primera planta y has dormido con la ventana abierta. La niña de El exorcista que hay en ti se enfurece más, y más, y un poco más aun al pensar en el robo. Lo grave no es el ordenador, aunque te ha costado tus buenos euros, sino lo que en él tenías, entre otras muchas cosas 230 páginas de word llenas de letras, todas ellas protagonistas de una novela que acababas de terminar y que venías escribiendo durante miles de horas desde hacía meses.
Que tu solidario lector no se infarte en tu nombre, que no hace falta, le agradeces el gesto. Por suerte existen unos sitios que se llaman Nubes, y no te refieres a esas formaciones blancas que viven en el cielo, sino a unos espacios de almacenamiento informático que no tienes idea dónde estarán, lo único que sabes es que tus documentos importantes allí tendrían que estar, a menos que el ladrón haya entrado en tu Nube también. Llamas a un amigo y él corrobora desde su ordenador, pues no se lo han robado la noche anterior como a ti, que tu novela, cuentos y demás textos están a salvo. Respiras. Pero poco te dura la calma, pues caes en la cuenta de que muchas de tus fotos y algunos trabajos no estaban en la Nube y los has perdido para siempre. Si hay algo que te encantaría es tener al ladrón enfrente para bañarlo en vómitos verdes, es lo mínimo que se merece. 

A paso lento, y todavía poseída por un demonio, te diriges a la comisaría más cercana a tu domicilio. De camino ves tu reflejo en un vidrio, ¿y qué descubres?: que contigo podrían filmar una secuela llamada Letzy de El exorcista. Una vez dentro de la comisaría esperas, esperas, y sigues esperando. Luego de esperar un poco más, de responder treinta y seis preguntas y de escuchar «ponga rejas en su casa doña» consigues firmar la denuncia.
Al día siguiente te tocan el timbre:
—¿Quién es? —preguntas como te enseñó tu madre, no vaya a ser que encima le abras la puerta al ladrón; si te quiere volver a robar por lo menos que se esfuerce como bien sabe y entre por la ventana.
—Es la policía criminal —escuchas.

Continuará...

83 comentarios:

  1. Eva. La policía criminal? ellos mismos se increpan. Esto si que es exorcismo... lamento lo sucedido dentro de todo todavía tienes algo de humor. Espero que puedas recuperar lo robado y el policía que está en tu puerta sea portador de buenas noticias, espero que así sea en la próxima publicación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jolín Eva, que yuyu. Una putada gorda lo del ordenador, pero además que miedo saber que alguien ha estado por tu casa mientras tú dormías, no quiero ni pensarlo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso era lo que más me perturbó. Me había desacostumbrado a esas cosas tan habituales en Buenos Aires. Veo que no estamos tan lejos hoy día en España...
      En fin, lo bueno es que no pasó nada, pero no podía dejar de pensar si me hubiera levantado y me encuentro al ladrón en mi salón. ¡Infarto de miocardio fijo!
      Un beso

      Eliminar
  3. Ahora quiero ver como sigue!! si seria la historia en bue, seria la criminal policía, pidiéndote plata para la pizza

    ResponderEliminar
  4. Que putada...
    Lo siento Eva.
    Es más común de lo que la gente se imagina.

    Menos mal que no pasa nada más...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ufff, qué momento, y la p#t@ qué lo p@rió (perdón por el improperio...).
    Como siempre me sucede con tus historias, venía disfrutando la redacción desde el inicio mismo hasta que llegué al momento en que la protagonista nota la ausencia de la notebook: ahí, me congojé un poco, comprendiendo la situación. Que se llenó de suspenso, y aumentó con ese "Continuará..." del final.
    Si es una historia real, cuánto lo lamento, Letzy. Si no es real, menos mal. En ambos casos, tu habilidad para transmitir lo vivido por la protagonista es genial.
    Esperando la continuación.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es real, lamentablemente. Pero bueno, nada que al fin y al cabo una no se pueda tomar con humor Juan...
      Beso

      Eliminar
  6. ¡Ostras! ¡Menuda faena! (por decirlo suavemente) Yo suelo hacer un montón de copias de mis novelas, en el pendrive, las mando al mail... de todo. Y cuando me voy de viaje y sé que no voy a tener tiempo para escribir, escondo el ordenador y el pendrive en lo más recóndito de mi habitación...
    Ya contarás como termina la historia. :(

    ResponderEliminar
  7. HAY QUE TENER CUIDADO CON LOS AMIGOS DE LO AJENO,,, QUE NOS DAN CADA SUSTO,,, Y COMO DICES UN ORDENADOR TIENE SU VALOR,,, PERO MAS VALOR TIENE LO QUE EN ÉL GUARDAMOS.
    Y LO DE LA VISITA DE LA POLI,,, ENCONTRARON TU ORDENADOR???
    UN BESAZO EVA!!!

    ResponderEliminar
  8. Letzy vaya faena, lo cuentas tan en vivo y en directo que todos quisiéramos estar ahí contigo y salir a la búsqueda y captura del ladrón disfrazados de LA NIÑA DEL EXORCISTA. Si no se moría del susto seguro que nos entregaba lo robado.
    Besos Letzy y espero que tengas una sorpresa agradable al respecto.

    ResponderEliminar
  9. Conociendo tu arte narrativo confío en que sea un relato inventado y muy bueno. Si es verdad después de soltar un improperio te repito que eres una narradora genial y que lo siento, es una ------ enorme.
    En ambos casos espero que viene después de ese continuará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es inventado, este es realista realista...

      Eliminar
  10. Quiero saber que sigue porque tengo el corazón paralizado, ¡Sigue,sigue! ¡Pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¡que no te dé un infarto! No merece la pena, al fin y al cabo hoy en día los robos son tan habituales, más vale aprender a vivir con ellos, y no aferrarse demasiado a lo material...

      Eliminar
  11. Bueno tendremos que esperar a la segunda parte, no se como terminará el asunto, pero está claro que describes a la perfección el suceso. En cuanto a la nube yo no le tengo mucha confianza, prefiero mis medios, lo repito todo en dos discos duros por si falla alguno.
    Saludos Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo discos duros y hago copias en pendrives. Pero la verdad es que la Nube me salvó, como se guardan los documentos automáticamente...

      Eliminar
  12. Uh pobre, para que te sientas como en casa :S
    Ojalá recuperes tus cosas.
    Qué cagada.

    ResponderEliminar
  13. Menuda putada del 15!!!
    Y lo malo es que continua, aunque el hecho de que escribieras esta entrada a lo mejor es que apareció el portatil...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. QUE PUTADA LETZY! Como lo siento!

    ResponderEliminar
  15. Yo también te aconsejaría unas rejas o, en su defecto, cambiar el gato por un pastor alemán, que la vida está muy mala y los cacos son capaces de atravesar hasta el hormigón armado. Saludos y espero recuperes ese ordenador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opto por la segunda opción, jajja. Ya le dije a Ernesto que o se transforma en Dóberman en breve o no sé yo...

      Eliminar
  16. Ese era un ladrón de poca monta. Hay otros más sofisticados que son capaces de robarte todo eso dejando el ordenador y sin tan siquiera acercarse a tu casa para no lebantar sospechas.

    ResponderEliminar
  17. Ando desaparecido y vengo a verte y veo esto y a mi también me pose la niña del exorcista...argggggg
    Y encima te dicen que pongas rejas??manda narices por decir algo...Espero por la segunda parte que seguro que el policía criminal todavía te va a restar a ti por no tener rejas en tu casa...(La ley esta para el ladrón no para la victima )...Besos corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, lo de las rejas no sabés la bronca que me dio. Quizá no era una mala sugerencia, pero en ese momento y que te lo digan así...
      Un beso grande Anni, me alegra mucho que pases por aquí

      Eliminar
  18. Leer tú post es fantástico, pues tienes una forma de narrar los hechos muy sugestiva, te engancha desde las primeras letras, claro que si lo que cuentas es pura realidad, ya no es tan bello, deseo que sea ficción. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ficción, pero bueno, por lo menos me sirvió el robo para escribir este post...
      Otro abrazo Ana

      Eliminar
  19. Querida Eva, espero con impaciencia la continuación que nos indicas para escrutar los motivos que han producido tamaños desafueros con tu novela y con esas ¿visiones? tan especiales. De momento este relato es un misterio a resolver.

    Un fuerte abrazo, querida Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio!!! Tanto tiempo...
      Otro abrazo

      Eliminar
  20. Hola Eva. Lo primero: Yo no he sido! porque después de ver tu cara reflejada en el escaparate ese, si hubiera sido yo, te lo devuelvo ipso facto! joe
    Segundo: Habla con el gato.Confías en él? no será cómplice no? No se... los gatos tienen buen oído. Habla con él.
    Aparte la broma, lamento mucho lo que te ha pasado, pero se consciente de que has tenido mucha suerte. Podía haber sido mucho peor, y más tal y como están las cosas hoy en día. Y me alegro también por tu buen humor!!! Estoy esperando ansioso la continuación. Eres divertida hasta en las adversidades.! Un beso Eva :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, seguro que fue Ernesto, ahora que lo decís tiene toda la pinta. Ya mismo le pregunto cuánto le pagaron por mi ordenador, por lo menos que me dé la mitad, jajja.
      Besos Gumer

      Eliminar
  21. Realmente Eva, eres fantástica por el buen talante con que te enfrentas a los problemas, sigue así y pasa de todos, he dicho DE TODOS, no sea que encima sea tu culpa.
    Quedo a la espera de la continuación ya que la intriga me corroe.

    Si todo es cierto, la verdad es que me sabe mal, por tí.


    Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno... Hay cosas peores, por lo menos me puedo reír HOY de ello, no así el día en el que descubrí el robo...
      Beso Juan

      Eliminar
  22. Acojona saber que alguien entra en casa a robar no solo pertenencias sino también lo más valioso de cada persona, la intimidad. Y qué poca la sensibilidad de la policía con sus palabras.

    Un fuerte abrazo y que todo mejore Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es lo peor... Las dos cosas, saber que se metieron en tu intimidad (encima estando dentro) y la frialdad de la policía... La vida misma, ¡qué le vamos a hacer! Por suerte de lo malo se puede hacer algo de humor.
      Otro abrazo Antonio, y gracias

      Eliminar
  23. ¡Vaya, Eva! qué putada y qué mala leche te debio entrar. más que por la falta del portátil, por saber que han violado tu intimidad mientras dormías, "eso es mu fuerte".

    Lo siento, preciosa, al que haya sido se le tenían que quedar los dedos pegados a las teclas.

    Besos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mala leche no, lo siguiente... Por suerte no me duró mucho...
      Besito

      Eliminar
  24. Menos mal que solo quedó en el ordenador y no te desvalijaron la casa. Espero que todo acabe bien, un abrazo compañera y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pienso en eso. Muchas veces me fui a cenar o símil a la noche y dejé las ventanas abiertas, podrían haberse llevado mucho más. Dentro de lo malo...
      Beso Rendan

      Eliminar
  25. Pues tuviste incluso suerte: los hay que entran a cara de perro y, con suerte, maniatan al morador de la vivienda y se lo lleva todo. Pero vamos, unas rejas pueden disuadir, al menos si intentan forzarlas te enteras tú y ganas algo de tiempo para llamar al 091.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He puesto unas trabas en las ventanas buenísimas... Lo de tener rejas en mis ventanas no me hace la más mínima gracia la verdad...
      Podría haber sido mucho peor, lo sé.
      Beso

      Eliminar
  26. ays..como dejas la ventana abierta del balcón? es lo primero que pensé cuando terminé de tragar..qué sustooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, porque creía que no pasaba nada, siempre me sentí súper segura donde vivo. Ya ves mi error...

      Eliminar
  27. Pufff que mal rato y que experiencia más fea.
    Además ahora entran y si te pillan dentro les da igual, que es lo que me da a mi miedo... y no lo que se lleven.
    Sigue, por favor
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Aunque leerlo es casi gracioso, se que ni pizca de gracia tiene.
    Ya, ni fresca en casa se puede estar porque hay mucho fresco por ahí que te dejan en bragas a la mínima que te descuidas.
    Lo siento

    ResponderEliminar
  29. Aquí hubiese sido mucho peor. Suerte que estás ahí.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  30. Hola Eva, buenas tardes,
    como continuará?
    naaaaaaaaaa, con esto no se embroma vale? jajajaj
    ok ok ok ok... hasta pronto

    feliz fin de semana
    un beso y un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  31. Eva la verdad resulta gracioso de la forma como lo cuentas ahora, pero no solo se trata de que la robaron por tener la ventana abierta, que tal y si entran a tu dormitorio? te hacen daño??? ainsss amiguita espero el desenlace...(Está interesantísimo) :*

    ResponderEliminar
  32. Qué buena la vuelta de humor a este hecho (ficticio o real)!!! Agradeciste a diosito por La Nube? ;-)
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  33. a ver... varias cositas...
    primera: voy a tener que dejar de leerte desde el despacho, porque se me ha escapado una carcajada, y aunque por suerte el jefe no estaba en ese momento, mi compañera de despacho lleva un mosqueo que no veas...
    segunda: jo que mal rollo... por un lado lo del portátil (a mí no me lo robarón, pero hizo plof, y se me borro todo, novela inédita incluida, y como no tengo nube, tuve que recurrir a un amigo informático que por suerte salvó casi todo del naufragio...) y por otro y sobre todo por de que se te colaran en casa... jo, nena, que mal rollo...
    yo que vivo en un primero hace ya años, duermo con las ventanas abiertas pero con las persianas bajadas... que sé que no soluciono nada... pero al menos duermo tranquila...
    y tercero: continuará!?... en serio!?...
    pues que sepas que si vuelvo a morderme las uñas, será por tu culpa...
    me quedo esperando la continuación...
    besos!!!

    ResponderEliminar
  34. De pequeño en el comedor del colegio hacía unas imitaciones muy logradas de la Niña del Exorcista con la sopa de espinacas que nos daban los miércoles.
    Yo aún desayuno con mate. Costumbres de cuando vivía en el barrio de Caballito.
    Espero impaciente la continuación.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  35. imposible, que la policía haya encontrado tu portatil, eso no sucede ni en las películas de CSI, joder, que si la policía lo encontrara sería porque el criminal es hijo de un policía, de otro modo imposible, además que vender una portatil es fácil, ya que ellos no van a venderlo a un precio normal, lo rematan por unos cuantos euros para poder drogarse o quizás invitarle el almuerzo a su familia, que ni siquiera la encenderán, para qué? para saber de ti? para ver tus fotos en tanga? o para robarse tu novela y publicarlos ellos como escritores y hacerse famosos a tu costillas?, eso sólo sucede en las películas, la vida real es más simple, simplemente perdiste todo, eso te pasa por dormir con la ventana abierta en primera planta, joder que si yo hubiese sido el ladrón, de paso te violaba ya que estabas desnuda de piernas abiertas, y hasta seguro te dejaba tu propina por ser tan considerada, jajajajajajaja..... besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no fuiste el ladrón que me tocó en gracia Luis, jajaja.
      Un beso

      Eliminar
  36. Estoy seguro, ha sido Ernesto. La policcía te preguntará cualquier bobada pero... ha sido Ernesto.

    Saludos Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro... Yo también lo pienso...

      Eliminar
  37. ¿En serio te robaron?

    Parece que no pierden el tiempo, qué mal D: lo siento mucho, menos mal que tu novela y demás escritos están a salvo en la nube, pero aún así... yo también me hubiese puesto como la niña del Exorcista... o peor.

    Espero que hayas podido recuperarlo!

    Un besito

    ResponderEliminar
  38. Tras un buen paréntesis, vuelves, y que bueno leerte tan genial y divertida como siempre...
    Qué bueno...!!! : )
    Ahora me voy "en ascuas" con lo que vendrá después...
    Sigue la historia pronto, o me quedaré sin uñas que comer... Jajaja
    Besitos.

    LOLA

    ResponderEliminar
  39. Qué mal rollo!!! La de cosas que conservamos dentro de esas máquinas, uffff.
    Ánimo Eva, te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Ojala ese ladron tenga su merecido, que desesperacion con todo lo que atesoramos en la compu..!!! y pobrecito morrongo, flor de susto se llevaria si te viera asi, ellos son siempre tan esplendidos y resplandecientes :)
    Que disfrutes un feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  41. Ufffff qué mal rollo!
    Sobretodo por haber estado tú dentro de la casa.

    Cuídate.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  42. Hola, Eva.

    Vaya mal rollo... Espero que la solución llegue pronto y de manera satisfactoria.

    Oye, qué peliculón fue El exorcista!

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  43. Genial y divertida, suerte que te tenemos nuevamente entre nos. Bienvenida!! y que la ausencia no se reitere.
    Mal momento, por suerte sabés darle la dimensión necesaria.
    Abrazo
    Amapola

    ResponderEliminar
  44. Buenos días hermosa paso a decirte que tienes un Premio para recoger en mi blog.
    Que sofocón debiste pasar esa mañana, no es para menos sentirte transformada, no solo por lo que se llevaron sino porque profanaron tu casa y contigo dentro que es lo que acojona. Menos mal que a pesar de todo solo se llevaron un ordenador...aunque tendremos que esperar a ver que nos cuentas del CSI que aparecio en tu casa despues de la denuncia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Espero que todo se solucione, después del desagradable susto.

    Espero la continuación...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  46. Me he quedado con ganas de leer más.
    Buen blog, ya te sigo!
    Besos^^

    ResponderEliminar
  47. Guau! Me daría un colapso nervioso. Ansiosamente espero el desenlace.

    ;o)

    ResponderEliminar
  48. Espero que la historia termine bien, que lo dudo por que si no te veo comprendo otro ordenado, la policia no te resuelve nada, ya lo veras.UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  49. Joder vaya historia! Tremenda se mire por dónde se mire, Eva. Muchas cosas para cabrearse y más.
    Lo siento, y menos mal que se tienes a salvo el libro escrito, con la cantidad de tiempo que te habrá llevado, menos mal!
    Un largo abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Regresas pisando fuerte, qué historia!!! Estaré pendiente de la continuación.
    Me encanta que hayas regresado, bienvenida de regreso a este mundo!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  51. Siento lo del ordenador si tu historia es real, y me alegra que recuperaras lo escrito, porque sería una p.....

    Me maravilla tu forma de escribir, me entra una envidia sana. con que gracia narras, es increíble, me podría tirar horas leyéndote sin descanso. Un lujo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  52. Perdona que haya tardado tanto en comentar, pero estaba poniendo rejas en mis ventanas de mi atico y contratando un servicio de seguridad presencial.
    ¿Aprensivo? Naaaaaa.
    Es que si me roban, voy a denunciarlo y encima me riñen igual pateo al cretino en los huevos y acabo encerrado y coincido con mi ladrón y le pateo los huevos y....
    ....total, cadena perpetua.

    ResponderEliminar
  53. Eva, menos mal que te lo tomas con bastante humor. Espero que todo tenga solución.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Habría que tomarle declaración a Ernesto, a lo mejor vió algo !!!, jajajajaj !!!
    Fuera de broma, yo creo que me hubiera infartado :(
    En fin, mejor contar hasta cien y relajarse.
    Espero ver como sigue.
    Besos para ti !!

    ResponderEliminar
  55. Y justo posteaba sobre tener un "ninyo" dentro..ja ja ja bueno en este caso se paso a ser una ninya del exorcista brrrr.(el otro lado de la luna?)....no se si tiene algo de "real" tu historia pero si es asi, ojala todo encuentre una solucion pronta, de hecho son los lados obscuros de la vida que ni modo todos pasamos en algun momento...Al final todo encuentra paz.
    Besos,

    ResponderEliminar
  56. Cómo un ordeandor puede generar una historia para el suspenso. Bella, he quedado atado a este relato. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  57. Uy Que bárbaro tu buen humor!! Ya estoy esperando la continuación!!! Espero que se solucione todo. Un beso y abrazo

    ResponderEliminar
  58. Hola Eva !! Antes de nada , gracias por pasarte por el blog, me ha encantado que te haya gustado. También gracias por escribirme, asi tengo la oportunidad de conocerte. últimamente escribo con cuenta gotas,lentooooo, pero al fin te escribo.
    Y te seguiré leyendo. El asunto del ordenador es que no sabría como definirlo, pero tu lo has contado muy bien,espero la segunda parte !!! Besos !!

    ResponderEliminar
  59. Perder 230 paginas escritas habria sido toda una frustración (eufemismo). Lo sé porque un pendrive dejó de funcionar. Por suerte, son material subido al blog.
    Precaución que tomé por el cierre de la cuenta anterior de blog.

    ResponderEliminar
  60. Creo que en casa no quedaría ningún objeto sano si me pasara... uf.
    Pero me has dejado con la intriga, Eva, ahora quiero saber qué va a pasar, por favor.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
  61. Ya tengo ganas de ver como sigue. Siento mucho lo de tu computadora... a ver si hay suerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  62. Mira, me muero! No por las 230 páginas sino por pensar que ha entrado alguien mientras yo estaba plácidaemente dormida...

    Sigo!

    ResponderEliminar