China

Una mañana te levantas y te vas a China.
Sepa usted, querido lector, que te resultó muy fácil el escribir esta primera frase así, pero que desde que te levantas en Madrid hasta que llegas a China ocurren más anécdotas que en Las mil y una noches, pero esas son otras historias que Letzy Sherezade algún día le contará.
China: hermoso país, hermosa gente, hermoso idioma. Sobre todo esto último, hermoso el idioma chino que diosito creó. «Letzy querida, ¿pensaste que en China te iban a hablar en argentino?», te preguntas. «Sí. Hasta tenía la ilusión de que algún chinito me convidara un mate, o un cañoncito con dulce de leche», te respondes. Resulta que una vez allí te das cuenta de que no puedes meterte el idioma chino en la cabeza como hace Neo en The Matrix con el kung-fu, una lástima. No solo nadie habla español sino que no hablan inglés. Tú esperabas poder charlar con todo chino que se cruzara en tu camino valiéndote de tus conocimientos inglesísticos que para eso tomaste clases y ahora es el momento de que tu esfuerzo e inversión te reditúen, of course. Pues va a ser que no. Y cuando aquí dices que no hay chino a la vista que hable english lo que realmente quieres decir es que no hablan english las recepcionistas de los hoteles, ni los empleados de las oficinas de turismo, ni los gatos dorados de los negocios que suben y bajan su pata izquierda. Tú no has sido lista como otros turistas que ves viajando por su cuenta, todos con sus tablets o smartphones siempre con el traductor inglés-chino, alemán-chino, suajili-chino al alcance de la mano.
Hete aquí que llega el momento de comer. Tu vocabulario chino se compone de tres palabras, a saber: Nihao (hola), shié-shié (gracias) y shuéi (agua). Eres consciente de que con estos vocablos no podrás explicarle al camarero que eres vegetariana y pedirle si es tan amable de servirte algún plato que tenga pasta, verduras rehogadas, si entre ellas incluye al bambú se lo agradecerías porque te encanta, y mucha salsa de soja, por ejemplo. Entonces decides señalar. Y aquí viene la pregunta de rigor: ¿qué señalas? Llegado este punto del relato le dirás al lector que tú sabes que él piensa desde hace bastante tiempo que eres exagerada. Sí, lo sabes. Y le vas a demostrar que tú nunca jamás exageras. A las pruebas te remites.
Tienes esto para comer (izquierda). Y si no te gusta,
tienes esto otro que parece tener muy buena pinta (derecha). ¿Qué plato le apetece al lector si se puede saber?
Tú parece que señalaste algo que se llama baodu. «¿En qué consiste?», se estará preguntando el lector. «¿Está seguro de que lo quiere saber?», le preguntas pero no recibes respuesta (es muy mal educado por su parte el no responderte, que lo sepa). Consiste en esa cosa gelatinosa y asquerosa que en Argentina se llama mondongo y en España se llama callos. Éste es el momento en el que necesitas hacer una aclaración pues sabes que no todos han tenido el placer de conocerte. Tu habitual carta de presentación es: «Hola, mi nombre es Letzy y detesto el mondongo». Esperas que con esta frase el lector sepa deducir la gracia que te hace el tener un plato rebosante de mondongo hervido a la espera de ser engullido por TU boca. A los chinos no les quita el sueño que el baodu no sea de tu agrado. Y lo bien que hacen en no dejarse desvelar por tus gustos gastronómicos. No te vas a poner quisqui (la palabra es quisquillosa, lo sabes, pero a ti te gusta acortarla, con perdón de la RAE una vez más), así que echas mondongo/callos al coleto y aquí no pasó nada.
Al salir del restaurante te dices: «ya va siendo hora de que te orientes Letzy». Recuerdas haber visto un cartel explicativo en la esquina y hacia allí te diriges. Mientras lo miras y lo vuelves a mirar, pues tienes la esperanza de que ocurra un milagro y aprendas a leer chino mientras lo desgastas con tu mirada, te dirás: orientarte, lo que se dice orientarte cual GPS, el cartel no te orienta (una vez más las pruebas están al alcance de cualquier lector que desconfíe de tus palabras).
En todo tu viaje por China desorientada te quedarás, comerás lo que quien te atienda decida que comas y te convertirás en una experta del dígalo con mímica. Es tanta la destreza que adquieres durante tu viaje que estás pensando en competir en las próximas Olimpíadas de Mímica Contemporánea, no tienes dudas de que la medalla de oro será tuya luego de tu arduo entrenamiento chinesco. Aprendes a hacerle la mímica de aeropuerto a un taxista (se extienden brazos y se gira en el sitio para simular que se es un avión), aprendes a hacer la mímica de sal (tu mano izquierda se convierte en un plato y con la derecha espolvoreas una sal transparente. La china te dará de todo, excepto sal, pero al séptimo frasco acertará). Lo complicado, aunque al lector no se lo parezca, es hacer la mímica de baño. Mejor ni entras en detalles de las caras que ves mientras intentas explicarle a los chinos por medio de contorsiones corporales cuáles son los deseos de tu cuerpo y dónde los puedes satisfacer.
Aaahhh, China, ¡qué bien te lo pasas!

96 comentarios:

  1. Jajajaja. Yo siempre alucino con esto de que ellos van a cualquier lugar del mundo, montan negocios y aprenden el idioma como buenamente pueden. A mí me dicen que me vaya a montar un negocio a la China y colapso. Qué huevos tienen...
    Por cierto, soy Álter y también odio el mondongo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bienvenida al club de las odiadoras del mondongo, ¡qué asco! (y que aquí conste que no soy nada tiquismiquis con la comida, pero con el mondongo sí que no puedo).
      Yo no me quiero ni imaginar el montarme un negocio en China, también pensaba lo mismo, con lo bien que habla español el chino de la esquina de mi casa y yo no soy capaz de decir "buen día"...

      Eliminar
  2. Siempre he querido ir a China, pero leyéndote, te das cuenta de lo lejos que está...y no precisamente en kms.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡No me diga que no hablan el inglés, el idioma del imperio!

    ResponderEliminar
  4. Ayyy,querida amiga Eva...Si todo lo que sea chino..suena a chino..jejejejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Cuando yo era adolescente, mi sueño era ir a China. Al crecer, mis sueños cambiaron y, sinceramente, no tengo un excesivo interés en embarcarme en tal viaje. De todas maneras, ya sabía que ir a China, sin conocimientos de chino, es exponerse a cualquier cosa. En Praga me ocurrió algo similar, pues en las calles no había ni un maldito letrero en inglés, ni siquiera en las estaciones de tren, todo estaba en checo (espero que ya lo hayan solucionado), y mi conocimiento de checo está al nivel del letón, y otras lenguas de la zona, es decir... cero patatero, pero al menos los recepcionistas de los hoteles y restaurantes, te hablaban en inglés y en algunas tiendas hasta chapurreaban el español.

    Gracias por tu divertido paseo por China :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, siempre me río con tus avatares, ¿a quién se le ocurre elegir China para viajar?

    Lo que sorprende s que siendo un país tan visitado y con tanto turismo no tengan indicaciones en otros idiomas, cuanto más en restaurantes que por huevos tienen que ser visitados, es inadmisible... ellos dirán que ya son demasiados y que con esas medidas evitan la "aglomeración" de visitantes, para que veas, ellos van a lo suyo, les trae sin cuidado las facilidades para el turista.

    Besos, Eva, eres la monda. Por cierto, me encanta el mondongo.

    ResponderEliminar
  7. Si tenemos problemas de entendimiento en algunos países europeos, no quiero ni pensar en la odisea de traducir la carta de un restaurante en China.
    Está muy bien conocer otros lugares y otras culturas, pero en mi caso ese viaje lo perdono.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Excelente relato Eva!
    Ágil, ameno, divertido y hasta instructivo.
    Te felicito sinceramente.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  9. Que talento para contar algo transformando en humoristicos los inconvenientes de tu viaje.
    Me gusta el mondongo, no hay coincidencia en eso. Claro que podes argumentar que es un indicio de que no soy del todo un ser humano.
    The Matrix, que gran trilogia.

    ResponderEliminar
  10. Tiene pinta de haber sido un gran viaje compañera, ya nos contaras esas anécdotas que te caracterizan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Teniendo Chinchón tan cerca ¡Cachis! Pero por lo menos los que no hemos ido contigo hemos disfrutado con tu relato-comedia ¿existe ese genero literario?, Me encantan tus peripecias, pero como las cuentas, no que las sufras, me estoy haciendo un lío jeje. un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja, la verdad es que nunca lo había pensado, pero ya veo que es una tarea complicada hacerse entender, más si nadie habla inglés... Espero que llegases sana y salva a todos los sitios.

    ResponderEliminar
  13. jajaja a ver, a ver espera que vuelvo porque no puedo escribir jajaj

    one moment please !

    ResponderEliminar
  14. Tengo un amigo que se fue ha hacer la tesis doctoral a China, me lo has recordado, se estuvo preparando aquí el chino básico pero es queeeeee tb tienen dialectos, total que el pobre entre el sito donde paraba que se moría de frío y la mala leche por no decir otra cosa que contaba que tienen esos señores de ojos rasgados vino el pobre hasta el moño

    Peroooooooo

    aprendió chino a c.j.. s jajajaja

    me imagino las señas de baño

    xxdiosssss

    muy bueno

    Me alegra que me encontraras me estaba perdiendo una buena casa donde sentarme y disfrutar

    pd) hoy hablaba con otro amigo bloguero que queira cambiar de avatar y ponerse un sapito.. jaja ay dios .. me parto

    perdona

    besos y mas

    ResponderEliminar
  15. Jajaja… aquí ellos no tienen problema… ahora hay un dependiente chino en cada comercio…

    Lo he pasado genial leyéndote, qué asco los callos, puajjjj -

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Jajaja... el menú es toda una lotería
    Muy bueno Eva

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Qué hermosa crónica, con todo el humor sutil que te caracteriza. Creo que fue toda una aventura, como en un mundo de sordos, por lo de la mímica. ESo me recuerda cuando una hermana, maestra, me dijo que necesitan un dierector de teatro, para trabajar con los sordos del colegio, para montar un texto sobre El Quijote. Me le medí, y terminamos como vos, entendiéndonos, a señas, movimientos, giros. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  18. ay, eva... sabes a mí lo que me pasó en china!?...
    nuestra segunda noche allí (la primera teníamos tal jet lag que ni siquiera pudimos cenar...) le pedimos al dueño del hotel donde dormíamos (uno de los raros chinos que chapurrean el inglés) que nos indicase un restaurante donde al menos hubieran fotos en la carta, pensando que así sería más fácil pedir...
    pedimos varios platos señalando las fotos de la carta, y estábamos sentadas allí tranquilamente cuando de repente aparece el cocinero (con su gorro y todo) y varias de las camareras, con un cubo de metal indicándonos que mirásemos dentro... y dentro había una rana gigante que me miró directamente a los ojos...
    y es que la iban a cocinar!!!
    yo me puse histérica (literalmente) suplicándole a mi amiga (la que mejor hablaba inglés de nosotras) que no matasen a la rana!!!
    no te puedes imaginar el cuadro...
    todo el restaurante mirándonos... el cocinero ofendido perdido... la camarera intentando explicarme que la rana estaba riquísima... y yo diciéndole a mi amiga que la rana me había mirado a los ojos y que por favor les pidiese que la indultaran...
    obviamente nos la trajeron cocinada a la mesa... y me negué a comérmela (como te comes algo que te ha mirado?...)
    que a qué me fui yo a china!? es que tenía una amiga que tenía al novio currando allí, y cuando el chico le pidió que fuera a verle, otra amiga y yo nos fuimos a acompañarla... no se nos fuera a perder la pobre... jajajaja...

    que me ha encantado el post!!

    perdona por el rollo que te he soltado...

    besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaa, me río por no llorar. A mí creo que me da un infarto si un animal me mira así y luego me lo ponen muerto en la mesa (además habrás leído que soy vegetariana).
      De todos modos China me encantó, como todo lo bueno en la vida, también tiene sus dificultades.
      Un beso grande, y me gustó que me cuentes lo que me contaste, ningún rollo...

      Eliminar
  19. Sin embargo, regresarás! jajaja. Muy divertida manera de contarlo.
    Muchos besitos en español, jajaja!

    ResponderEliminar
  20. China, te saliste del mundo Eva!!! Mira que son raros, pero tienen algo que me encanta aparte de su arte y su cultura, su honor. Lo defienden a corazón abierto.
    Sácale el lado positivo, jejeeeje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. madre mía,con solo ver las imagenes,entro en pánico...yo que hablo hasta con las piedras...

    ResponderEliminar
  22. Puag!
    El mondongo-callos, me da vómitos.
    Mi hija que trabaja en Osaka me cuenta que en Japón pasa igual,ni dios habla Inglés, es alucinante salir a una calle, ver millones de letreros luminosos y no entender ninguno...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  23. Y YO QUE SIEMPRE HE QUERIDO VIAJAR A CHINA,,, MEJOR HAGO UN CURSO DE CHINO ANTES, JEJEJEJEJE...
    UN BESAZO EVA!!!

    ResponderEliminar
  24. jajajajajajaja
    ME ENCANTA TU MANERA DE ESCRIBIR! siempre con un toque humorístico!!! jajajaja aay!
    " Entonces decides señalar. Y aquí viene la pregunta de rigor: ¿qué señalas? " jaja es que es cierto! yo veo todas las letras de los chinos iguales!! vete tu a saber qué clase de comida pides...
    me encantó, en serio!! jajaja

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  25. Muy divertido tu viaje a China y me imagino que a todos les pasará algo parecido. Ah la mímica. Un buen mimo se puede ganar la vida fácilmente:-) Lo que ya no me da igua es la comida. VCreo que me la pasaría comiendo cachuetes, chocolate y almendras:-) Muy divertida y amena la lectura.
    Bss

    ResponderEliminar
  26. ¡Es tremendo! Por suerte, en algunos sitios tienen las cartas con fotos, por si acaso. Yo también pensaba que, al menos inglés, hablaría mucha gente, pero no. En Shangai sí, pero en Pekín era imposible comunicarse con nadie que no estuviera en la recepción de un hotel. ¡Ni en las taquillas de los sitios supuestamente más turísticos! A pesar de eso, tengo muy buen recuerdo de aquel viaje. ¡Me he divertido mucho leyéndote!

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Mi hermano se encontró con un sabroso plato de lenguas de pato cuando estuvo allí... Y digo yo, ¿cuantos patos hay que cargarse para hacer este plato??
    Jejeje
    Besillos

    ResponderEliminar
  28. Uyyyyyyy!!! Una odisea en dimensión infernal!!! Betina, narraste la historia de una manera desopilante. Y lo tremendo es que es verdad. Porque meintras lo vivís, te querés matar y luego al recordarlo, la distancia permite contar la historia con toques de humor irónicos y fenomenales. Muy bueno, mujer!!! Besos!
    P/D: Te dije que ya no estoy tan segura de querer viajar a Shangai???? Jajajaja!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclaración: Betina significa Eva en chino... ;-) Noooo, es broma! Por confundir el nombre, prometo cruzar la muralla sin calzado y comiendo mondogo... Ups!

      Eliminar
  29. ¡¡Ay Eva!! Ni hao!
    Yo hace tres años que estoy tomando clases de chino y aún así entiendo aproximadamente el 10% de tus carteles con suerte. (Igual el de las comidas no lo entiendo porque está muy chiquitito, capaz entiendo alguna, ponele).
    Es un idioma y una cultura muy distinta a la nuestra. ¡Lleva mucho tiempo aprender! Y de todas formas debe haber un abismo entre el salón de clases y el país: no se necesita decir "el lapiz está en la mesa" en China, jajajajajaj!!!
    PD: Agua es "shuéi" (por eso el famoso Feng shui, que se pronuncia fong shuei)
    Besooooossssss
    ´,)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirá vos... No sabía eso.
      Beso Vale, yo que vos me iría a China a practicar lo aprendido en clase.

      Eliminar
  30. Uy pobre y peor sie res mala para los idiomas . Un beso y animo.

    ResponderEliminar
  31. Hola buenas noches!Gracias por tu comentario en mi blog.
    Leo el viaje y me produce sonrisa por la forma tan irónica y simpática de contarlo,pero es que me imagino que además de no saber el idioma,su alfabeto,si se puede llamar así,no hay quien lo entienda tampoco.Entonces-como bien dices -lo mejorcito es la mímica,Aunque acabemos agotados .
    Es mejor ir con un traductor simultáneo(sonrisa sana)
    Seguro que a pesar de todo,te gustó mucho y descubriste un mundo excepcional-
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por supuesto. Mucho más lo bueno que lo malo, de hecho no ha habido nada que pueda considerarse malo. Todo sirve si luego nos podemos reír de ello.
      Saludos, muchas gracias por tu visita

      Eliminar
  32. No había un McDonald's cerca? Jajaja!
    No solamente en China no hablan otro idioma que no sea chino. Cuando emigran a otros países, insisten en seguir hablando en chino. (Deben ser muy tercos :p)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haber había, pero la verdad que irte a miles de kilómetros para comer lo que podés comer a media cuadra... jajaja...
      Un beso

      Eliminar
  33. Eva:
    Buenísima tu guía de viaje, está muy amena y divertida.
    Lo más cercano que iré es a China Town, en la calle Arribeños...
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Jjajajajajaja
    Es que además te pones a hablarles en plan "chino" como si te fueran a entender : "Yo querer comer..."
    Una aventura!

    Callos? Puajjjjj

    Gracias por las risas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  35. ¡Hola Eva! ¡!qué divertida esta crónica china! gracias por tu visita a mi blog de viajes y tus acertados comentarios sobre China. Me ha hecho gracia lo de las fotos... la verdad es que estos chinos fotografían todo lo que viene de fuera.. jajaja... me ha gustado repasar mis recuerdos con tu simpático artículo. ¡Esos aseos, por los clavos de Cristo! Hacía falta escopeta para entrar. Y la comida. Nunca me entendían cuando les decía que no me gustaba la comida picante... por no decir: "comida para arder en llamas". Un saludo!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaa, sí, lo del picante también era todo un tema.
      Otro saludo!!! Gracias por tu visita

      Eliminar
  36. Jajajajajaj si es que nos rodeannnnn!!!! aquí también estamos así, pero nosotros estamos acostumbrados a cruzarnos con ellos desde siempre.... tal es así que decimos hasta ahora.... ve a la tienda del chino y trae un kilo de arroz jajajajaj.... besitos linda ;)

    ResponderEliminar
  37. jajajjajaja Me has recordado a mí en Japón camino de Nara en tren jajajjaja
    ¡¡¡corre corre bájate aquí que hay pagodas!!! jajajaj porque lo que era los letreros.... :P
    Besazo
    Espero que te lo hayas pasado muy bien y aquí una que adoooora el mondongo. Ahora , no como yo mondongo en china, ni aunque sea lo último que tenga que comer en mi vida jajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero el mondongo de China que otros, con eso te digo todo Dolega.
      Beso grande

      Eliminar
  38. Lo más cerca que he estado de sentirme en China es en el bonito Chinatown de Londres pero allí, claro, todo el mundo habla inglés. Esos chinatowns tienen un encanto entre lo auténtico y el parque temático.
    Me has dado una idea: es un buen día para hacerme un mate. Es una de las cosas que se me quedaron después de vivir un año y medio en Caballito (Buenos Aires) Por cierto que hay muchos establecimientos de chinos también por allí.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en Buenos Aires hay un montón, bueno... ¿dónde no hay establecimientos chinos?
      ¡Qué lindo Caballito!, me lo recordaste.
      Besos

      Eliminar
  39. Jajaja, buenísimo, te imagino allí. Y ahora, después de leerte, tengo clara una cosa: china debe ser preciosa; pero yo no iré jamás :)

    Muchos besos, es un lujo leerte, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena, una siempre de un modo u otro se hace entender. Es un país espectacular.
      Gracias por tus amables palabras.
      Un beso

      Eliminar
  40. He disfrutado con tus letras, siempre interesantes y llenas de buen humor.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  41. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA ME PARTOOOOOOOO!!! como no te conozco físicamente pues me invento tu cara haciendo todas esas cosas jajajajaja ay qué bueno Eva... qué bueno...

    ResponderEliminar
  42. Adoro chino. Ahora mucho más, Eva o eso creo, no sé.

    ResponderEliminar
  43. si a mí me dijeran que me regalan un viaje a china, la verdad, diría NO GRACIAS, todo humano sobre la tierra sabe que ir a china, india o arabia es un desastre, prefiero ir a rusia, japón o el salvaje estados unidos de norte américa, son países con culturas muy grandes y con un complejo de creer que su cultura e idioma debería de conquistar el mundo, tan igual que los estados unidos, pero con tantos latinos dentro de ese país, pues es como irte a méxico, con sólo ir a un restaurante chino, te das cuenta de ello, la que cobra no habla español, les grita a sus empleados en chino, y para colmo tienen letreros gigantes en chino y la carta para comer, tampoco viene en español porque los platillos de comida tienen nombres en chino, por ejemplo aquí en perú, es importante saber que es un kan lu wantan, chi jau kay, taypa, ti pa kay, porque sino, terminas por comer arroz con sillao, y eso de hacer mimica para pedir sal, jajajajaja, eso sí me gustó, ya que ellos tienen cientos de cosas que se pueden aplicar sobre la comida, empezando por la salsa de tamarindo, en nuestra pobre cultura latina, sólo existe la sal, y eso da pena, pero ni modo...... como siempre, me encantan tus viajes, siempre tienes una forma de contar tus travesías de una manera cómica que en vez de apenarnos por los traumas que vives, simplemente por cuelgas una gigante sonrisa, encantado de leerte como siempre, miles de besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis!!!! Más besos para ti...

      Eliminar
  44. Y la Ley de Murphy ataca de nuevo. También es mala suerte que entre todas las posibilidades tu dedito fuera a señalar los callos o mondongo. Puajjj!!!!!! y si ya dan asquito aquí, no quiero imaginarme lo que pasaría por mi cabeza si me los presentan allí. Lo que no sé es como tuviste valor de comértelos, que mala es el hambre jaja.
    A mí que en Italia ya me puse nerviosa porque iba convencida de que lo entendería todo y no pillaba una papa, me llevan a China y me da algo.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí se ve que me gusta la aventura, la verdad que nunca lo paso mal cuando no entiendo, y eso que he estado en muchos sitios imposibles...
      Un beso Inma

      Eliminar
  45. Yo por suerte aprendí chino desde la cuna, jeje.
    Eres única, Eva.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
  46. Hay que ser valiente y aventurado para ir a China sin saber ni una pizca de chino. Yo, viendo a los chinos que pululan por aquí, comprendo que no sepan inglés; en realidad no les interesa aprender ningún otro idioma, ni siquiera viviendo durante años fuera de su país. ¿Para qué les va a importar cuando, ellos solitos, son casi un tercio de la población mundial? 1300 millones se escribe muy rápido, pero no se digiere tan fácil, como el mondongo...

    Un placer visitarte. He disfrutado tu post. Algún día iré a China, creo que algo más preparado jjajajaa.
    Un abrazo.
    me llevo tu link y me punto a seguirte.
    José.

    ResponderEliminar
  47. Un relato interesante y muy divertido, bueno me imagino cuando lo lees, por que pasarlo debe ser una odisea.Un ABRAZO
    FELIZ DIA

    ResponderEliminar
  48. Es por ello que no voy nunca a países donde no me entendería nadie ni yo a ellos, China tiene además el problema de que usan otro alfabeto, con lo cual estamos jodidos por todos los lados como bien dices, lo sorprendente es que no hablen inglés ni siquiera los que se dedican al turismo, eso realmente me resulta acojonante.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  49. Uno de mis sueños era ir a China. Eva, te matoooooooooooo.
    Simpático relato pero, te matoooo. Joder no dicen que con el inglés se puede recorrer el mundo?
    Besos, Evita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede más que sin inglés, pero hay lugares donde ni el inglés te sirve para nada...
      Beso Ohma

      Eliminar
  50. Mi niña, siento no haber estado ahí, yo te prepararía unas verduras asadas bien aliñadas y una tostadita de esas que te gustan con queso y mermelada de tomate.
    Ya me has informado bien de lo que tengo que hacer por si algún día, que no creo, me pierdo por China.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  51. Jo. Pues yo quiero ir, vamos, que pienso ir en cuanto pueda y me lo permitan mis circunstancias...
    He dicho que quiero ir? y más ahora que sé como no se pide el Mondongo!
    Besos

    ResponderEliminar
  52. Tanto tiempo sin leernos, como estás? Paso para informarte por si eras alguien que no sabía que me he mudado (anteriormente ezequieltoscani.blogspot.com.ar) a http://simplementematt.blogspot.com.ar/ . Te mando un beso y estaremos leyendonos!!

    ResponderEliminar
  53. Coincido en todo, mi viaje a China me reportó la misma sensación, todo el día intentando un imposible lenguaje de señas (hasta ése es diferente allí). Bueno, en pocos años, colonizados como estaremos por ellos, todos dominaremos el chino. Ellos nos dominarán a nosotros.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  54. Jaja. Recuerdo que en la pelicula de "El furor del dragón" a Bruce Lee le pasa algo parecido al llegar a Italia.
    Nos reimos si, pero que no nos pase jajja. Un besote Eva.

    ResponderEliminar
  55. ¡Jajaja! Excelente, Letzy. Uno te lee, y parece realmente estar viéndote viviendo cada una de las peripecias.
    Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  56. Para comer en chinos hay que ir a cualquier ciudad española en donde haya pocos gatos a la vista.

    En China-China hay que ir a McDonals o a Pizzerias, asi sabes lo que pides (lo que comes, tratandose de chino, es difícil saberlo).

    ¿Me puedes explicar al detalle lo la mimica de baño? Sospecho que no querias nadar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me hace gracia tu pregunta. Es que en muchos de los sitios donde comí me encontré que no había baño, esto lo descubrí en realidad el primer día que le hice a una mujer la seña de lavarme las manos para que me dijera dónde estaba el baño, y la buena china me metió dentro de la cocina para que me lavara las manos en su pila. Por eso, la cuestión baño era todo un tema, jajaja.
      Beso Guille

      Eliminar
    2. ¿Y como hiciste para explicarle lo que querías en realidad?

      Porque supongo que bajarte las bragas es un poco excesivo ante un chino desconocido que vete tu a saber que interpreta.

      Eliminar
    3. Jajaja, that's the question my friend... De este sitio me fui sin conseguir ir al baño, eso sí, con las manos bien limpias... Luego descubrí que había baños públicos por todas las calles de Pekín, por suerte tenían carteles como los nuestros. El problema fue en ciertos pueblos del interior donde no solo no tenían baño en los sitios donde comía sino que no había baños en las calles. Muuuuy difícil la mímica de baño, si no miento en el post, jajaja.

      Eliminar
  57. Lo mejor en estos casos es no comer, ni ir al baño, ni beber, ni nada de nada durante todas las vacaciones.
    Así te evitas malos entendidos.
    Luego cuando llegas a casa (con el pañal gigante...) ya te pones al día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  58. Ya me costó a mí pedir en Munich porque la carta no venía traducida al inglés como para pedir en China! Muy buena la entrada, como siempre, en tu línea. Y ahora me vas a contar qué es eso de que no te suenan los blogs de los premios? Cómo que no conoces Subconsciencias? Te doy...!!!

    Hala, ya estás votando

    http://julianin-julianadas.blogspot.com.es/2013/12/premios-humanos-y-divinos-2014-los.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me habré liado, sí que lo conozco, si pasé un montón de veces. No sé, no sé qué me pasó, perdone usted, jajaja.
      Beso Ana

      Eliminar
    2. Así me gusta!
      Beso con rollo de primavera.

      Eliminar
  59. jajajajajj en el próximo viaje llévame!! aunque sea observador, jajajajaja Un beso Eva :)

    ResponderEliminar
  60. Jajaja, qué divertido nos lo cuentas, Eva!!
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  61. Jajá Eva, me desternillo de risa con tus escritos, pero verdaderamente en este te has lucido. Me encantan los callos pero soy tan escrupulosa que solo los como en casa de mi madre y en la mía (porque los limpio yo) no me imagino tu cara después de los ademanes infructuosos para la comunicación al ver este plato. ¿Qué valiente eres ¡ permíteme que te felicite si fuera millonaria que como supondrás no es el caso, me recorrería el mundo entero, eso sí pagando un intérprete , cocinero propio y demás necesidades básicas tratándose de ciertos lugares del mundo(jamás iré a China de vacaciones ) no soy tan valiente como tú, me queda mucho mundo por ver ;China la dejaré como último recurso jajá…
    Buen fin de semana desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  62. Hola Eva, buenas tardes,
    me imagino que habrás ido por cuestiones laborales de tu queridisimo o tuyas propias, pues de otra manera no puedo comprender que hayan personas que quieran ir a China,
    Cultura, Historia, Origen... naaaaaaaaaaaa no manches!!!! jajajaja
    Español, Ingles, Portugués y hasta francés se puede entender, el resto es todo un quilombo!
    Para la próxima si me permites sugerir, que te parece Iran? jajaja

    Te deseo un excelente fin de semana
    un beso

    ResponderEliminar
  63. Yo no se que haría en un país como ese jejejeje, creo que me perdería por todas partes. Un besazo.

    ResponderEliminar
  64. Entretenida entrada que nos habla de una cultura milenario y completamente desconocida para muchos de nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  65. gisela kristbjorg squint bakri comanchero zitrone nilda hynes ryland
    giochi perbambini

    ResponderEliminar
  66. ¡Guau vaya relato!
    Trepidante, e instructivo, mucho..tomo nota.

    Saludos

    ResponderEliminar
  67. Si algún día voy a China ,me llevaré comida de casa.. ja,ja,ja

    Un besito

    ResponderEliminar
  68. Hola Eva, una entrada diferente y sorprendente para los que no conocemos el país asiático. No he podido dejar de reír imaginándome allí con las diferencias culturales que tenemos con respecto a tierras castellanas. Espero que experiencia haya valido la pena y hayas aprendido que como España, nada jajaj. Haré como dice AMALIA y si algún día voy por allí me llevaré la comida de casa jajajaja

    Un abrazo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  69. Todo un viajecito jajaja, y con sorpresas!
    Como siempre un gusto leer tus relatos Eva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  70. Menuda experiencia llena de anécdotas, risas y mil cosas más...
    Ojalá tuviera yo la suerte de ir algún día. Un placer conocer tu blog. ^^
    PD: Ya te sigo

    ¡SE MUY FELIZ! :):)

    ResponderEliminar
  71. Magnifique travail! de merveilleuses photos.Très joli post! je te souhaite aussi de très belles fêtes de fin d'année accompagnées de joie et bonheur !
    Belle journée à toi, et merci de tes visites sur mes pages!
    Cath.

    ResponderEliminar
  72. jjjjjjjjjjjjjjjjj esta genial .Menudo viajecito.Y yo deseando de ir a Japón jjjjj que supongo que sera tres cuartos de lo mismo. Claro que gracias a ti creo que ire mas preparada.Bss y felices fiestas

    ResponderEliminar