La Cicciolina

En la vida de la dama actual tarde o temprano llega el día en el que debe hacerse su primera mamografía. Que desde ahora la dama sepa que por mucho que lo desee no se librará.
Resulta que hacia tu primera mamografía te diriges. Vas contenta, no sabes muy bien en qué consiste el estudio, solo sabes lo que te dijo el ginecólogo, que no duele. El edificio donde se encuentra el centro es espectacular, de los más lindos que has visto por dentro en Madrid: sus suelos son de mármol, sus escaleras tienen balaustradas de bronce, en sus paredes hay enormes espejos con marcos de madera tallada. Mientras esperas el ascensor, de esos antiguos muy pintorescos, con puertas de hierro, un muchacho guapetón se coloca al lado tuyo. Te sonríe, le sonríes. Te dice hola, le dices hola. Quiere saber cómo te llamas, tú le respondes. «¡Qué bonito nombre!», agrega el guapetón, pero tú sabes que lo mismo te habría dicho si te llamaras Pancracia, Emeregilda o Maclovia. «Gracias, ¿y vos cómo te llamás?», le preguntas una vez dentro del ascensor. Entonces ocurre lo de siempre cuando te escuchan hablar: «¿Eres argentina?», «¡visité Buenos Aires en el .... y me flipó!», «¡los bifes de chorizo que me comí madre mía del amor hermoso!». Acto seguido el guapetón te dice, entre otras cosas, que tienes un acento muy de su agrado. En fin, que te das cuenta de que estás ligando justo antes de hacerte una mamografía, o como se diría en tu país natal: te están arrastrando el ala. A punto estás de bajar del ascensor cuando el guapetón te pide el teléfono, raro en un español porque no suelen ser tan lanzados, pero éste parece serlo. «¿Te apetece que mañana tomemos un café?», te pregunta y, como si ya le hubieras dicho que sí, saca su móvil para apuntar tu número.
Hete aquí que quien te dijo que la mamografía era un estudio simple te lo dijo porque en vez de partes delanteras tiene partes colgantes. Hombre tenía que ser, se nota que nunca le hicieron una. No es que duela, pero el que una máquina fría te apretuje desde todos los ángulos existentes esas dos zonas agradable no te resulta; preferirías estar en tu casa tomando mate con tu gato Ernesto, o podando las plantas. Te hacen una toma, dos, tres, cuatro; te dicen que no respires una, dos, tres, cuatro veces; te acomodan las partes de una, dos, tres, cuatro maneras diferentes, y así. Cuando la técnica termina de agarrártelo, colocártelo, retoqueteártelo y aplastártelo todo para obtener sus tomas, tú te diriges rauda hacia tu ropa. «¡No te vistas todavía!», te grita la técnica, «te tiene que ver el médico». Hermoso momento, hermosísimo, cuando quien entra por la puerta es el guapetón con quien quedaste para ir a tomar un café al día siguiente. Y tú ahí, solo te falta la cola de pez para ser una sirena en condiciones, el pechito al aire ya lo tienes. Si solo tuviera que mirar vaya y pase, pero claro, el guapetón está obligado a toquetearte en busca de bultos o lo que sea que busque en tus partes, no vaya a ser que tengas algo y él no lo descubra a tiempo. A ver cómo le explicas luego a tu abuela que lo de mostrar primero tu pecho sirenil y luego tomarte el café no lo haces por vicio...

74 comentarios:

  1. Muy ameno Eva.
    Esa mamografía, seguro que el joven se tomo más interés en hacerla lo mejor posible, para que todo saliera bien, y que ocurrió con el café, que tal los resultados?
    La vida a veces guarda sorpresas, una veces agradables y otras no.
    Un abrazo.
    Ambar


    ResponderEliminar
  2. Alaaaaa. Qué fuerte!!! Jajajaja. Eso es empezar la casa por el tejado y lo demás, tonterías... Ya nos contarás qué tal el café... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. La abuela no lo vería nada claro.
    ¡Qué horror, mamografía y además, coincidencia embarazosa! La primera cita fue esa, en realidad jajaja. Seguro que el café sentó mejor.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, eso sí que es complicado, pero si lo miramos en positivo después de los apretujones con la mamografía tuviste tu recompensa.
    Cariños…

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, me ha encantado. Vuestras caras debieron ser un poema. Pero bueno, así os da pie para bromear y tener más confianza, jajaja.

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Dios!!! Se te quedaría cara de haba no? y también a él supongo. De película!! :-D
    Un beso Eva :-)

    ResponderEliminar
  7. Eso te pasa por ser guapa y bien plantá. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué Bueno, Letzy! A mí, haciendo mamografías, nunca me pasaron tales cosas. y ya llevo varias, pendiente de una muy próxima. A ver si hay suerte... Jajajajajaja.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Interesante relato de esa prueba medica que debéis sufrir las mujeres una vez al año.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Tal cual, pero al menos el médico es guapo:-) Desde luego no el primera, sino la segunda, la tercera y todas las siguen hasta el final de los tiempos jajaja Y encima te dicen con sorna:; Cuanto más duele mejor. Ale. Me he reído un montón porque se visualiza genial.
    Bss

    ResponderEliminar
  11. te están arrastrando el ala beeee!! buenísma expresión!
    Si me pasa a mi.. que haría
    ops ops no tengo ni idea, que corte Dios mío!! pero
    espera
    pienso
    pienso
    y
    digo
    si tomamos al final el café es que le he gustado
    por fuera
    y
    por dentro
    jaaaaaaaa
    Tremenda, eres tremenda y más
    Un besazo y buen finde!! Eva

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja... No estoy aún en edad de mamografía, pero si me pasa como a ti, supongo que el mal trago es menos.Me ha encantado eso de que quien te dijo que era simple no tenía partes delanteras sino colganderas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo como todos tus relatos con esa chispo de humor con la que sabes contagiarnos. Parece que queda en un continuará por lo del guapetón y el café...
    Un beso Eva

    ResponderEliminar
  14. En breve tengo que ir a hacerme la correspondiente mamografía (coincido que no es agradable y preferiría quedarme en casa leyendo un post, pero bueno, es necesario). No me haré ilusiones de hallarme un guapetón en el ascensor, aunque la historia que compartes seduce, no sé si me sentirá cómoda en dicha situación. Habría que ver qué tal resultó el café compartido!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. jajaja Que sorpresa que te llevaste...
    Yo me estuve librando hasta el año pasado del inevitable examen de prostata pero no hace mucho, me acorralaron y me metieron el dedo en el culo perdiendo mi virginidad sin remedio... :(
    Como bien dices, hay cosas inevitables... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  16. Jajaja!, verdaderamente nos vemos en situaciones una tanto comprometidas, y no hablemos de otras revisiones, a cual más humillante, ¡pero prevenir es curar!, eso dicen.

    Saludos Eva

    ResponderEliminar
  17. Seamos realistas, cómo bien has dicho en el último párrafo sólo se invirtieron dos acontecimientos ineludibles. No sé por qué me hace acordar a ese cuento de la señorita indecisa por su vestido de novia. La madre le dice que no importa cuál eligiera igual terminaría en el piso. No sé, hablaba de lo inevitable.
    Respecto al estudio... bueno, nosotros tenemos los nuestros. Yo le pedí al médico que al menos me diera un beso.

    Besos & abrazos

    PD: muy bien escrito

    ResponderEliminar
  18. Jajajaaa bueníssísimo Eva… para hacer un sketch televisivo y ver las caras que se van poniendo…

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Jajajajajjaja Eva, sinceramente no hubiera querido estar en tu lugar de sirena ufffffff que vergüenza jajajajaj ainsss me has hecho reir como enana :* besos preciosaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  20. Pues el guapeton era bastante lanzatito.
    Me imagino lo que debiste de sentir cuando lo viste aparecer.
    Me has hecho reír un poco dentro de lo serio que es pasar por allí, justamente tengo que ir el mes próximo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Jajajajaja, momentazo encontrarte con el pecho al aire y ver entrar al Guapeton por la puerta. Mi pregunta es ¿de que se puede hablar en el primer cafe cuando el susodicho ya te ha visto medio desnuda? Un besote.

    ResponderEliminar
  22. ¡Jo!, ¡qué suerter!, a mí también me han hecho mamografías pero después no me sale ningún guapetón.
    Precisamente te iba a decir lo mismo que Rath.... tuvo que ser cortante que el chico con el que has estado hablando minutos antes, ahora te vea casi desnuda....

    Cuenta, cuenta.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  23. Entre lo embarazoso de la situación y la gracia de la niña del pecho al aire para contarla, ha quedado una entrada de lo más divertida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Que situación más rara! Y graciosa para los que te leemos! Jajaja
    Me intriga saber que pasó con el café, espero nos cuentes la próxima!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  25. Más allá de reconocer la excelencia del relato, ¿qué puedo decir? Como hombre que nunca pasará por ese trance de los apretujones, poco. Como persona que entiende la incomodidad, y relevancia de la auscultación, menos. Y puesto que no tomo café ni tengo gato jajajajajajajajaajjaja... ¡Nada!

    Un abrazo... ¿Eva?

    ResponderEliminar
  26. ay mare!! evita, lo que no te pase a ti!!!
    me-mue-ro!!!!
    que fuerte!!!!!!!!!
    pues tiene que estar muy bien el chico, porque yo después de semejante cuadro te digo que ni le cojo el teléfono ni me tomo ese café...
    ays...
    que me ha encantado!!!
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  27. jajajajajaja aay que bueno!!!!! me encantó!!!!
    pero pobre tú, que fatiga tuviste que pasar...


    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  28. de ahi podria salir un corto comico

    ResponderEliminar
  29. Qué bueno :) muy divertido el asunto, divertido porque obvimente no tengo tetas y no puedo ponerme en situación.

    Bueno, una vez tuve que enseñar los huevos para la vasectomía, que pasé mucha vergüenza porque si, también ellos son bastante prescindibles, pero que salvo un pinchazo no noté gran cosa.

    Me gusta esa profesión, palpar tetas, es importante hacerlo en casa a diario, yo se lo digo a mi moza, que no es por mi goce y disfrute, que es por prevenir.

    Besos querida.

    ResponderEliminar
  30. Es una situación, incomoda a veces divertida haciéndote la mas de preguntas para que te relajes.Un ABRAZO
    FELIZ SABADO

    ResponderEliminar
  31. Jjajajajaajjaja
    Qué bueno Eva!

    Esas revisiones son un mundo...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  32. No le des más vueltas.
    El orden de los factores no altera el valor del producto.

    Suerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Yo ya llevo varias pero nunca me he encontrado con un médico guapo que me pida el teléfono.

    La vida da sorpresas...

    Besitos y que tengas un excelente fin de semana.

    ResponderEliminar
  34. jajajajaja pues anda que no me he reído poco con tu post de hoy.
    La mamografía es molesta, es cierto. Pero vamos, de ahí a ser sirena sin cola... jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Míralo por el lado positivo: no tienes nada que esconder, jajajaja. Muy bueno tu relato y lo de la prueba... digamos que es un sufrimiento leve, de placentero nanai. Que aproveche ese café!!!
    Besazos Eva.

    ResponderEliminar
  36. JEJEJEJEJE,,, SEGURO QUE ESE MEDICO DISFRUTA MUCHO EXAMINANDO A LAS PACIENTES.
    UN BESAZO EVA,, ESPERO QUE HAYA SALIDO BIEN TUS PRUEBAS!!!

    ResponderEliminar
  37. Las mamografías son realmente desagradables. Por lo menos para mí. Lo de encontrarte con el mozo "A pecho descubierto" pues sí es un poco embarazoso. Lo importante es no decir eso de "¡Hombre, cuanto tiempo sin vernos"! :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  38. DE razón que siempre-en órgano diferente-quise ser ginecólogo. Muy buen humor, bella. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  39. Jajaja! Qué buena descripción de ese momento de estrujamiento, como tú dices... Y qué situación más propicia para destaparse. Claro, que hubiera sido mejor recíprocamente, ¿no? Eva, muchas gracias por tu visita a Corazón Futuro. Te deseo una excelente semana!.

    ResponderEliminar
  40. Jjajjajajja Eva, yo, por evitarme el viajar dos veces a la capital me hice la mamografía y el Papanicolaou ¡El mismo día! Una amiga que quedó de encontrarse conmigo a almorzar me preguntó en que parte del edificio me encontraba y le contesté que me hallaría fácil, que estaba recostada a una pared de la entrada y que seguramente parecería una mujer recién violada. Y ni siquiera tuve la suerte de tener un doctor que me las estrujara ¡Fue una experiencia que lamentablemente ¡deberé repetir!! No hay caso, las mujeres somos el sexo fuerte. Un gusto venir a visitarte linda, ¿Que pasó con el doc?

    ResponderEliminar
  41. Jajajajjj..., muy bueno! Me encanta cómo está escrito y de veras me gustaría oírte ese acento.
    Igual un día de los que vaya por Madrid me cruzo contigo y ni lo sé. ¡Una pena....!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  42. muy real, bueno y divertido.
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  43. Sí, una situación... embarazosa pero al menos había posibilidad de ligue. Lo mío en mi primera revisión de prostata el pasado año no fue nada agradable. La primera vez que alguien me introduce un dedo en esa zona tan íntima sin siquiera presentarse antes.
    Creo que voy a tomarme un mate. Yo uso La hoja.
    Saludos.
    Borgo.

    ResponderEliminar
  44. jajajaja. Qué sonrisa ta agradable me has sacado esta mañana. Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  45. Hola Eva, buenas tardes,
    el estudio no es nada gracioso, pero tu me has hecho llorar de la risa =)

    Excelente,
    tú si sabes como atrapar con el relato =)

    te deseo una hermosa tarde
    un beso grande

    ResponderEliminar
  46. Yo ya estoy muy ansiosa de saber que paso con el café y porque no que dice la abuela.
    Jajajaja


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Jaja Eva, casi me pierdo este post y hubiera sido una pena. ¿es cierto? Momentazo el de la entrada del doctor jajaja, de tierra trágame, que sepa tu abuela que eres muy ligerita de cascos, antes de tomar el café ya le estás enseñando las tetas. Estas argentinas...

    ResponderEliminar
  48. Hola Eva, pues te iba a decir que me encanta el acento argentino, tu voseo, y de momento solo he leìdo este post pero me ha parecido muy buena tu forma de contar una de las numerosas incomodidades a las que nos sometemos las mujeres, sobes maquinarios que yo no soporto, lo del guapetòn toqueteador que te invita al café todavìa no me ha pasado, asì que aprovecha y véngate...
    Saludos venecianos para ti

    ResponderEliminar
  49. Jajaja, por favor por favor dime que es verídico, ¡me encanta! ¿Y hubo café? ¡Cuenta, cuenta!

    ResponderEliminar
  50. Muchísimas gracias a todos por los comentarios. Estoy liada con varias cosas y no he podido responder uno por uno. Por suerte no estoy liada ni haciéndome mamografías ni tomando cafés, jajaja.
    ¡Gracias por las visitas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero entonces que los resultados de la mamografía fueran buenos y que después del café sea otra "cosa" la que te tenga liada. :-)

      Eliminar
  51. Fresco, cachondo y magnífico relato, Eva. Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  52. La medicina preventiva tiene sus vericuetos, pero al fin y al cabo un café no cae mal.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  53. La vida tiene un sentido del humor de lo más irónico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  54. Gusto en visitarte.
    Un abrazo,
    Yeli

    ResponderEliminar
  55. Gracias por seguirme... Interesante blog, el seguimiento será mútuo :-)

    ResponderEliminar
  56. Jajajajaja, me partooooooo!!!!! Es un horror, sí, eso te pasa por no elegir un ginecólogo ya entrado en años (que esté harto de ver tetas y demás aberturas femeninas) para que te explore él y no el "médico" guapo de turno....jajajaja.

    Es que me troncho!

    ResponderEliminar
  57. Excelente, Letzy, como siempre. Y qué final, uhhh...
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  58. excelente manera de conocer a una dama, con las tetas al aire libre, sueltas y revueltas completamente manoseadas, pues me encanta la idea, ya que muchas de las tantas veces que he conocido a una chica ha sido completamente vestida y empaquetada, con una faja que le sube la grasa abdominal hasta los pechos, incrementando el volumen, y que además se ha comprado aquellos sujetadores con almohadillas triples incorporadas o en el caso más preocupante con una bolsa de gel de silicona pegada a sus pechos para simular estar a la altura de las otras chicas más agraciadas, y para los hombres que no cuentan con rayos X en sus gafas, ni son paisanos del hombre de acero, pues caen en el engaño, en donde luego de terminar casi enamorados, uno completa la faena quitándoles las prendas que ellas siempre prefieren a escondidas, para darnos la sorpresa que somos nosotros los que tenemos más carne en los pechos que ellas, creo yo, que ser un médico ginecólogo o cualquiera que sea la especialidad para ver sin tapaderas a una mujer, conviene para no ser simplemente estafado por aquellas féminas que simulan tener lo que no tienen ;) asumo que el guapo médico habrá quedado muy complacido con tus delanteras :P

    ResponderEliminar
  59. Lo cierto es que la mamografía es bastante desagradable. La máquina está fría y que te apretujen no mola nada de nada, pero... todo sea por quedarte tranquila y saber que estás bien. Claro, eso cuando la maquinita no se equivoca y te llega una carta que te da un susto de muerte, te vuelven a hacer las pruebas y nada, estás como una rosa, pero el susto... ese no te lo quita nadie.

    En fin... a mí nunca me ha tocado ningún médico guapo, qué le vamos a hacer, jajaja.

    Un abrazo, Eva.

    ResponderEliminar
  60. Buenísimo! Haces que hasta una mamografía parezca que pasas un buen rato! Me encanta leerte!

    ResponderEliminar
  61. Jajajaja... ¡Nooo! Qué final. Me encanta el blog, así que me quedo a seguirte.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  62. Es lo que tiene de ir al médico. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, como diría aquella vieja canción de los años 80, creo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  63. Siempre tienes chispa en todo lo que escribes.
    No sé cómo te las arreglas pero, de una cosa seria, haces que soltemos una carcajada.
    ¡Claro que es mucho mejor tomarte un mate con tu gato que hacerte una mamo!
    Pero yo siempre me he preguntado:Si primero te han hecho cantidad de placas y las ha visto el radiólogo ¿a qué tiene que venir otra vez el guapetón ese a toquetearte la teta?
    Cariños
    Kasioles

    ResponderEliminar
  64. Que divertido, un momento bárbaro.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  65. Jajaja, buenísimo, si es que el mundo es un pañuelo. Pero bueno ahora sólo queda esperar a que el guapetón también se deje toquetear sus partes colgantes ¿no?, a partir de ese momento el café antes o después será lo menos importante.

    Besos

    ResponderEliminar
  66. Me hizo reír mucho la última frase, una buena magia en las palabras. ^^
    ¡SE MUY FELIZ! :):)

    ResponderEliminar
  67. Qué bonita historia, y qué caprichosa la vida a veces.

    Salud, amiga!

    ResponderEliminar
  68. Me gusta tu blog. ..
    si ,me gusta tu historia...tiene un puntazo.

    Abrazos fraternos de MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  69. Jaja...Eva, te cuento que, a pesar de lo nerviosa que una se pone en esas pruebas, me da que, visto bajo la óptica de tu escrito...¡¡Es para salir llorando de risa!!...;P
    B7s...;)))

    ResponderEliminar
  70. Tienes sentido del humor, y en esas circunstancias, admite que un tio cachas.. es lomejor... para tus pechos.y para losmios, jajajajaja.. medico por supuesto, faltaría mas..jajajaj saludos

    ResponderEliminar
  71. Anónimo2/2/14 17:19

    Apretuje, estruje,te las exprimen...qué sentido del humor para contar momentos no elegidos que tenemos que pasar,si o sí, no??
    Maravillosmente relatado, si hasta iré contenta a hacerme la próxima, tal vez me tope con el guapetón.
    Amapola

    ResponderEliminar
  72. Arrasas donde vas!!!, hasta el día de la mamografía. Qué sentido del humor.

    Besos Eva.

    ResponderEliminar