No quiere lavarse los dientes después de comer ajo en cantidades perjudiciales para su salud y la tuya

¿Cómo lo resolverás?
La autora te ofrece tres opciones:
1- Vomitando.
2- Bloqueando tu respiración nasal con un broche/una pinza.
3- Abriéndole la boca a la fuerza y vaciándole el tubo de dentífrico.

¿Qué harás si el punto 1 no resuelve tu problema? (lo cual es lo más probable, pues tú echarás todo lo que tengas en el estómago debido a su olor, pero su boca no dejará de oler por mucho que eches): Armarás tu valija/maleta y te irás a lo de tu madre dando un portazo bajo amenaza de no volver a menos que desista de su vicio ajístico.
¿Qué frases te serán útiles?: «¡el ajo o yo!», «o el colutorio bucal forma parte de esta pareja o te dejo», «deberías comerte una planta de menta».

¿Qué harás si te duele mucho la nariz debido a la presión que el broche/ la pinza ejerce sobre la misma? Aguantarás y pensarás: «es este dolor o un aroma infecto». En caso de que te duela de un modo exagerado liberarás tu nariz y abandonarás la vivienda por unas horas.
¿Qué frases le espetarás mientras cruzas la puerta de calle?: «los cerdos tienen mejor aliento», «como sigas masticando ajitos vas a perder a todos tus amigos», «si Drácula viene de visita no le abras la puerta pues lo matarías al decirle hola».

¿Qué harás si escupe el dentífrico y se mete otro ajo en la boca?: vituperarás contra él y contra su madre entera que es (la autora está en un 90 % segura) quien le inculcó el hábito que está destrozando tu pareja.
¿Qué frases expresarás con voz resonante?: «¡guanaco repulsivo!», «¡halitoso de morondanga!», «¡muerto podrido!».

3 comentarios:

  1. Anónimo5/7/12 14:01

    Una cuarta opción:
    4- Te unirás a su vicio ajístico.
    Así ya no le olés nada, estarás ocupada oliendo tu propio ajo.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, unirse es la mejor opción y sino, contrarestar con roquefort, por cada ajo que se coma, un bocado de queso, a la semana deja el ajo o te deja a vos....

    ResponderEliminar