Lance Armstrong

Tú, mujer que jamás sale de casa sin su amplio mazo de buenas ideas, un día te levantas y sacas del mismo el as de las ideas: vas a aprender a montar en bicicleta. Excelente idea si las hay cuando se tienen 5, 6, hasta 10 años, 13 quizá, 15 siendo generosa. Cuando tienes 31 a lo mejor deberías repensar tus ideas. Pero no, ¡qué va!, tú no repiensas, tú quieres dejar de ser una Letzy peatona para ser una Letzy ciclista y ya no evalúas más.
Coche, bici en baúl de coche, agua en botella, tú y tu Queridísimo partís hacia las afueras de Madrid, a un pueblo llamado Carabaña en el que hay un carril bici que va por el medio del campo. Lamentablemente tu bicicleta no tiene rueditas como te gustaría, así que te subes, apoyas nalgas en sillín, te agarras al manubrio/manillar y tu Queridísimo aporta con sus manos el equilibrio que tú no tienes.
Hete aquí que no consigues montar mejor que Amstrong, Indurain e Hincapié juntos en dos horas como esperabas. Pero hay algo que sí consigues: caerte aproximadamente 43,8 veces en menos de quince minutos. Tu Queridísimo corre que te corre que te corre a tu lado; ilusionado, esperando el maravilloso momento en el que va a soltarte y tú te desplazarás etérea, cual alondra en aire. Pero cada vez que te suelta tu vas bien, vas bien, vas bien (y así durante 0,03 segundos) y, siempre en cámara lenta porque nunca sucede con la suficiente rapidez como para que el ojo ajeno no lo note, te caes haciendo un bonito desparramo de todas tus piernas, brazos y carnes sobre el rojo del carril bici carabañense. Entonces, mientras te levantas por ochentaysietevez te preguntas: «¿Lance Armstrong habrá pasado por esto?». «Por supuesto», te respondes. «Fijo que aprender a montar en bicicleta le costó más que a mí», te aseguras.

57 comentarios:

  1. Armstrong nació aprendido con propensión a anabolizarse perdídamente. No es tu caso Letzy. Tienes cerca la avenida Arcentales junto al parque el Paraiso que cierra al tráfico los domingos. Tres carriles, ideal para aprender. Otra opción es Fuente del Berro tiene 500 mts completamente lisos y suelo de arena, por si las caídas.... Y tu partis mucho más relajado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La pregunta fundamental es: ¿y para que quieres aprender a andar en bici?

    Si te haces usuaria tendrás que hacer un cursillo acelerado pero con grado de master en esquivar coches.

    Si vas de Callao a Pza España todo de rositas, pero como tengas que volver ya veras que coñazo intentar andar por la acera empujando.
    ¿Subir montada?
    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    Aunque no te lo parezca, la bici es anterior al coche, pero los humanos -con nuestra tendencia a la comodida- decidimos seguir investigando para acabar desplazandonos sin esfuerzo.

    Eso si, en cuanto bajen de precio me hago con una bici electrica para el verano.

    ResponderEliminar
  3. Jaja muy divertido, algun dia me tendras que explicar como fue la caida 0,8 jaja, espero que no te hicieras daño y acabaras aprendiendo, y si no, no lo dejes que a base de caer se aprende. Un abrazo Letzy.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, si repensáramos no haríamos nada, cuando no nos detuviera el sentido común nos retendría el sentido del ridículo. Qué encantadora imagen tú queridísimo colaborando el primero. Anda quéjate.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. jajaja La victima es tu pequeñísimo mas que tu, pobrecito, debe quedar agotado, pero mientras cuentes con el, y si no también, tu insiste, seguro que lo consigues, si no te tienen que hospitalizar antes...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Perdón, queria decir "queridisimo" no pequeñísimo...

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja Eva!!

    Estoy segura de que conseguirás aprender. Recuerdo cuando yo era una niña y aprendía a pedalear en bicicleta. Jamás lo conseguí con alguien empujandome desde atrás el sillín.
    Al fin, junto a mi casa, había un pequeño patio con una pequeña inclinación. Y allí me dedicaba yo a lanzarme con la bici haciendo equilibrios hacia abajo y simplemente intentando colocar los pies en los pedales. Con el tiempo conseguir dar una pedalada y luego dos....
    Cuando lo consigas serás la mujer más feliz del mundo!! No te rindas!!


    ResponderEliminar
  8. Seguí participando, Eva! ¡Tú puedes!

    ResponderEliminar
  9. Aprender nunca es fácil! Besos!

    ResponderEliminar
  10. jajajajajajaj pobre del queridísimo a tu lado sudando la gota gorda y demos Gracias a que no se enredó las piernas con el pedal ufffffff salían volando los dos jajajaja ainsssssss Eva eres lo máximo...tu que escribes y yo que te imagino jajaj :) besossssss

    ResponderEliminar
  11. Eva, es más fácil aprender cuando somos chicos, de grandes hacemos papelones para que el resto de los mortales se ria.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Ja, ja, ja, no sé si a mi me pasaría algo así también. Llevo al menos...diez...espera...doce...dieciocho años sin montar ;)

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4/4/13 19:22

    EXCELENTE, FULLLL, MUY DIVERTIDO TU RELATO. ME TRAMA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  14. Si es que nos cuesta más aprender de mayores que de pequeños.Yo con los idiomas soy un caso,jajajajaja
    Un beso Eva

    ResponderEliminar
  15. Ánimo Eva!
    Tienes una buena ayuda además.
    No te mires Amstrong,menudo elemento,consiguió el triunfo dopándose hasta las orejas.Confía en ti.
    Un besito,Carmen

    ResponderEliminar
  16. Querida Eva, yo aún no lo he conseguido, y te aseguro que he superado la cifra de caidas y la edad, jajajaja.
    Buenísimo tu forma de relatarlo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Yo no sé montar ni en triciclo, pero voy a Carabaña. Voy a comprar jabón y agua con propiedades medicinales, y también se puede ir al balneario, pero tu sigue intentando lo de la bici, y si ves que te cansas te cambias a una estática.
    Y no sé porque te cuento todo esto con lo que me he reído con tu entrada, así que no me hagas caso y espero la segunda parte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. DESPUES DE TANTAS CAIDAS NO TE PUEDES RENDIR,,, YA ES POR ORGULLO. O APRENDES O APRENDES... NO TE RINDAS.
    UN BESAZO EVA!!!

    ResponderEliminar
  19. ajjaja que linda!
    ahora ni en pedo aprendo!

    ResponderEliminar
  20. Anónimo4/4/13 22:20

    Pues querida, algo tienes de ciclista porque mentar a tres e incluir a Hincapie en la lista tiene mérito, que mira que ha habido ciclistas latinos más relevantes, conocerle denota unos conocimientos más que básicos al respecto :D

    Si te soy sincero yo no monto en bici desde hace 25 años, no sé si me mantendría en pie.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Yo aprendí a montar en un garaje para 4 coches con 38 años. eso si dándome contra todas las columnas y nadie se enteró de los moratones salvo yo. Así que te felicito por tus caídas y tesón. Tendrás tu recopensa:-)
    Bss

    ResponderEliminar
  22. A mí es que me pareces demasiado joven para aprender cualquier cosa, incluida ir en bici. Eso de chulearse por tener 31 años es una provocación a los que tenemos edades como Dios manda.
    El problema no es que te haya soltado quien te sujeta, sino que tú te des cuenta de que lo ha hecho. Entonces es cuando te pegas el morrón. Pero para eso está el agua de Carabaña. Recuerdo, cuando era crío, que la vendían y era como mano de santo para todo. Supongo que sería de ese pueblo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. jajajajaj Tienes que pillar velocidad. Despacito no se anda en biciiiii :P
    Besazo
    PD: Estoy viendo las imágenes de Argentina inundada y he quedado impresionada. Espero que todos los tuyos estén bien.

    ResponderEliminar
  24. A mi me pasaría algo peor, pues no he aprendido a montar, soy muy pato.Un ABRAZO

    ResponderEliminar
  25. Me parece que no te voy a pedir ningún autógrafo como ciclista.

    Pero bueno, no pasa nada eh...

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Eva, pues yo a mis años todavía no he conseguido aprender. Y cada vez lo veo más difícil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Pssssssssst, Eva...y patinar, sabes patinar??? Te lo digo yo, es más grácil, delicado y primaveral, jajajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sé patinar, bastante bien la verdad, también aprendí de grande. Me gusta muchísimo, y patino mucho también...
      Un beso

      Eliminar
  28. No hay que hay que darse por vencida, ni aún vencida.
    Al menos eso dice Almafuerte, jajajajaja !!!

    ResponderEliminar
  29. Jaja ¿No sabes ir en bici? Eva, pol dios! Si sé ir yo que soy un pato, es que cualquiera puede aprender, sigue intetándolo, de repente mantendrás el equilibrio, no sabrás porqué, pero ya nunca volverás a perderlo, es así de raro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  30. Bien! esa es la actitud, positiva.
    Tu puedes mujer, claro que si, ademas dice que despues nunca se olvida.

    :)

    Un beso y buen finde.

    ResponderEliminar
  31. Se calcula que Armstrong, oficialmente desposeído a inicios de esta semana de todos sus títulos por haber organizado “el programa de dopaje más elaborado, profesionalizado y exitoso jamás visto en el deporte”, tendrá que devolver al Tour de Francia unos 3,8 millones de dólares estadounidenses.

    Pero esta no será su única pérdida financiera. SCA Promotions, una compañía estadounidense de seguros, anunció que demandará al ex ciclista para recuperar los pagos que le hizo durante su carrera. Bajo el encargo del equipo de Armstrong, la empresa aseguró los bonus del deportista en caso de victoria en varias ocasiones. Así, por su cuarto triunfo en el Tour de Francia en 2002 el ciclista recibió de SCA 1,5 millones de dólares; en 2003, 3 millones y en 2004, otros 5 millones, pero con mucho retraso y solo bajo una orden judicial que obligó a la empresa a aumentar la suma en 2,5 millones para cubrir los intereses y gastos judiciales. Con lo cual, ahora se trata de un montante de 12 millones de dólares.

    “El señor Armstrong ya no es más el ganador oficial de ningún Tour de Francia y, por consiguiente, es inapropiado e impropio de él que retenga ningún pago de bonus hecho por SCA", anunció el abogado de la compañía, Jeffrey Dorough.

    luego de pegar sin consultarte la noticia de este ciclista famoso, te podría asegurar que si quisieras parecerte a Lance, deberías de usar las rueditas, porque si este famoso hace trampa, nosotros que somos humanos simples y comunes, por qué no?

    ResponderEliminar
  32. jajajaj, te caes directamente o haces primero unas eses con la rueda delantera levantando los pies de los pedales? Ese dato es importante Eva jajajaj porque a mí tambien me pasa jajajaja Un beso

    ResponderEliminar
  33. Qué manera tan divertida y original tienes de contar las cosas. Me ha gustado mucho, de verdad.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  34. Creo que leerte ha sido más divertido que ver una serie de vídeos de esos tipo "La Cara Divertida", Letzy. Sin embargo, añado que mi madre aprendió a montar en bici después de los cuarenta, y se cayó unas cuantas veces (una de ellas cuando quiso "presumir" delante de sus primas que habían venido de visita, la pobre), pero lo consiguió, y no sabes la de tiempo que ahorraba yendo a la plaza en bici, a las compras, a todo, porque vivíamos un poco lejos del núcleo urbano. Y yo me sentía muy orgullosa cuando me preguntaban: "¿tu madre es esa señora bajita, rubia, que va en bicicleta?". Era la única mujer del pueblo que montaba en bici, eso era por los 70, cuánto tiempo ya...
    ¡Ánimo, campeona! La bici es genial, cuando subes una cuesta no tanto, no, pero cuando la bajas y sientes el viento en la cara, el pelo para atrás, te juro que es una sensación incomparable, ya mismo me lo dirás.
    Cuéntanos cómo sigue tu aprendizaje. Besitos.

    ResponderEliminar
  35. Yo ni tan siquiera he intentado aprender.....

    ¡¡Qué bien lo cuentas!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Jaja...¡¡Me has recordado mi primera bici y a mi padre recogiéndome del suelo!!...;))
    B7s

    ResponderEliminar
  37. Jaja... Yo aprendí a andar en bici con seis años. Era una bici enorme que le iba bien a mi hermano el mayor y grande a mis otros tres hermanos. Como no podía pedalear porque no me llegaba el pie hasta abajo, me tiraban de las cuestas sin pedalear y así empecé a mantener el equilibrio. Hay cosas que mejor con 31, te lo digo yo!!! Jaja
    Besos y cuidadín

    ResponderEliminar
  38. Este es el enlace para ver la foto: http://elmisantropodigital.blogspot.com.es/2013_02_01_archive.html

    Espero que me leas más a menudo, que te pierdes las fotos.
    Besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  39. Un saludo desde Andalucía. Besos

    ResponderEliminar
  40. Lo bueno es que según el dicho, una vez aprendido nunca se olvida.
    Tienes una manera muy divertida y nada fácil de manejar estos relatos.

    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  41. Y luego alguien te dice que es "como montar en bici, nunca se olvida" y dudas de si se refiere a que no olvidas lo duro que fue aprender o si se refiere a que no olvidarás montar!
    Yo aún recuerdo cuando aprendí...
    Besos

    ResponderEliminar
  42. ESe es el famoso consuelo de tontos, pero ayuda, saber que un Amstrong. un Lance, también tuvieron que darse sus totazos, para aprender a montar en bicicleta. En mi caso, los golpes no fueron tantos, porque desde niño me compraron un triciclo, y cuando me puse en la bici, me fue fácil mantener el equilibrio, ante el asombro del amigo que me prestó la bicicleta, en la cual di mi primera vuelta de plaza. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  43. Joder, aprender a hacer determinadas actividades que normalmente aprendemos de pequeños es doblemente difícil.

    Te felicito por tu tenacidad. Verás como lo consigues en breve.

    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Aprender siemprs es dificil y desesperante; tanto como apasionante e imprescindible.
    En cada caida, aprendes a levantarte y, el orgullo, se siente menos indispensable.
    Todo aprendizaje es posible desde el "no saber", con humildad, voluntad y buena fe; fe en uno mismo, en saberse y conocerse, en aprenderse y experimentarse. Sin duda, como Lance Armstrong, antes de aprenderse el atajo de la soberbia.
    Que bobada...

    Tu, no desestimes la oportunidad de ser ciclista. No para competir sino, para disfrutarte.

    Por cierto; ¿quieres darte un paseito? Este sin bicicleta. Jajaja... Es aqui:

    http://cosimominineces.blogspot.com.es/

    Te deseo mucha suerte y muchisimo sentido del humor. Yo aprendi a ir en bicicleta -muerto de miedo- montado en una antigua Orbea, oxidada y sin frenos, y que dejaba caer por una pendiente muy pronunciada, para ir a estrellarme aproposito -despues de haber gastado media suela- contra un monton de arena de una obra cercana. Todos los obreros, al vermer aterrizar rojo como una manzana, sudoroso de tanto ir y venir, decian tras el arenoso impacto:

    -. Niiñooo...

    Al final del dia, sabia montar sobre una bicicleta, perfectamente.

    Tu, no te desanimes.

    Bss.

    Sarva mangalam
    Namasté.

    ResponderEliminar
  45. Leerte es como volver a casa! De nuevo en las lides literarias!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  46. Hola Eva, buenas tardes,
    has aprendido o mejor optamos por el famoso triciclo de niño? =)
    mas seguro, mas ridículo pero menos doloroso en su andar....

    Te deseo una gran tarde
    un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  47. Buenos tardes!! amiga jajaja muy bueno pero te pregunto después de tantas ciadas aun tenias gana de montar en vici, tambien es verdad que una vez aprendido ya no se olvida

    Te mando un abrazo cariñoso,
    Que tengas un feliz día

    Un abrazo en la distancia pero cercanía de los corazones.

    ResponderEliminar
  48. Tu échale, más se perdió en la guerra jaja ojalá hubieran sido solo caídas.




    Saludos

    ResponderEliminar
  49. jajaja, hace poco intentè andar en Bici, durè 2 cuadras jajaja.
    Serà posible?
    Dicen que no te olvidàs nunca....mentiraaaa!
    Me caì antes de poder frenar.
    Besos Eva.

    ResponderEliminar
  50. Cuando te caigas 100 veces, o aprendes por puro despecho o cuelgas la bici para siempre.

    Amstrong, Indurain y los demás, tambien se cayeron aprendiendo, lo que no se es cuantas veces... :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  51. Letzi que sí, que se aprende, no mires a la bici, mira hacia adelante y dale a los pedales. No cuentes las veces que te has caído, cuente los tiempos que vas mejorando entre medias.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  52. ¡Jajajajaja! Qué manera de reírme, je, je.
    Excelentes tus letras, Eva, como siempre.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  53. A mi me encanta ir en bici, suelo escapar con ella de vez en cuando.
    Bss divertida Eva.

    ResponderEliminar
  54. Ep, disculpa pero ando to estresao repartiendo la nueva direcc de la taberna. La he exportado a un blog más antiguo porque ya es la tercera vez que me salta un aviso de "algo malicioso".

    la nueva direcc es esta:

    http://valafson.blogspot.com.es/

    Un beso y me voy echando leches. O sea, perdón, que disculpa las molestias.

    ResponderEliminar

  55. jajajajaja
    yo también re-aprendí hace un par de años... y no es tan fácil como parece.jajaja
    además, eso de que montar en bici nunca se olvida... es mentira
    yo creo que es una conspiración para hacernos sentir torpes cuando nos pegamos una buena torta..jajaja

    ResponderEliminar
  56. Un mes sin leerte, Eva, pero hoy, quasi en plena forma, me he dado un atracón.
    MB.

    ResponderEliminar